EFEMoscú

El presidente de Brasil, Michel Temer, cada día más acosado por numerosas acusaciones de corrupción en su país, recibió hoy el respaldo del líder ruso, Vladímir Putin, con quien acordó ampliar las relaciones estratégicas entre ambos países y promover importantes proyectos de inversión.

Al término de una reunión en el Kremlin en el segundo y último día de la visita de Temer a Moscú, los dos mandatarios se comprometieron, en una declaración conjunta, a reforzar el diálogo político en foros como el G20 o el grupo BRICS y a profundizar la cooperación económica y las inversiones.

"Brasil y Rusia son conscientes del papel que desempeñan en la escena internacional, especialmente en organismos como el G20 o los BRICS", afirmó Temer en la comparecencia que ambos hicieron ante la prensa sin permitir preguntas.

"Le he explicado (al presidente Putin) los esfuerzos que hacemos en Brasil para modernizar la economía y el compromiso de nuestro Gobierno con la agenda de reformas", añadió el mandatario brasileño, antes de recalcar que ambos países tienen el común "haber puesto bajo control la inflación".

Ambos se congratularon de la recuperación del intercambio comercial este año después de tres años de caídas debido a la crisis y la recesión que han afectado a los dos países.

En el ámbito de la cooperación económica, la declaración firmada señala que "Rusia y Brasil considerarán formas de ampliar la cooperación en el uso pacífico de la energía nuclear en áreas como las tecnologías de radiación y medicina nuclear, ciclo del combustible nuclear, entrenamiento de especialistas (...) y construcción de nuevas centrales nucleares".

Al respecto, Putin señaló que algunas de las mayores compañías rusas en el sector energético, como Rosneft o Gazprom, ya están presentes en Brasil, pero también mencionó nuevos e importantes proyectos que están en estudio o en marcha.

"Tenemos por delante proyectos en la industria nuclear. A principios de este año, la compañía rusa Rosatom ganó una licitación para suministrar uranio a plantas nucleares brasileñas", afirmó Putin.

Y agregó que el gigante ruso intentará "obtener un contrato para la construcción de un almacén de combustible nuclear usado en la central de Angra, en el estado de Río de Janeiro".

En el terreno de la exploración espacial, Putin dijo que se está estudiando la posibilidad de hacer lanzamientos conjuntos desde el cosmódromo brasileño de Alcántara y señaló que ya están en funcionamiento cuatro estaciones para el sistema de geolocalización GLONASS, el equivalente ruso del GPS estadounidense.

En la escena internacional, Putin reiteró que "Rusia apoya a Brasil como candidato oportuno y fuerte para el puesto de miembro permanente de un Consejo de Seguridad de la ONU reformado", en el marco de un nuevo sistema multilateral de gobierno mundial.

Temer invitó a su colega ruso a realizar una visita oficial a Brasil "en un momento que considere oportuno" y le deseó éxito en la celebración, el próximo año, del Campeonato Mundial de fútbol.

"Estoy seguro de que todo estará listo a tiempo y que el Mundial de Rusia será tan exitoso como el de Brasil", dijo el presidente brasileño, quien no descartó que en la final pudieran enfrentarse las selecciones de los dos países.

Temer concluyó hoy su primera visita a Rusia como presidente, dejando atrás por un momento la profunda crisis política que vive su país y las acusaciones de corrupción que le persiguen desde hace meses.

El viaje tuvo el claro objetivo de buscar inversiones para sacar al país de la recesión, por lo que sus reuniones tanto con Putin como con otros responsables rusos estuvieron centradas en lo económico.

Varios de los acuerdos firmados por las respectivas delegaciones buscan impulsar el comercio bilateral, que tras tres años de descenso ha aumentado más de un 40 por ciento en la primera mitad de este año.

"Invertir en Brasil es ganar, especialmente en el sector de petróleo y gas. Serán muchas las posibilidades para las empresas rusas en el sector", dijo Temer ayer al reunirse con empresarios rusos.

"Hay más espacio para invertir", dijo hoy junto a Putin, al tiempo que le aseguró: "El próximo semestre, cuando Brasil presida el Mercosur, trabajaremos para una mayor cooperación con la Unión Económica Eurasiática", organismo de países postsoviéticos que lidera Rusia.

Tras su visita a Rusia -donde también se ha reunido con el primer ministro, Dmitri Medvédev, y los presidentes de las dos cámaras parlamentarias-, Temer continúa su gira en Noruega.

Virginia Hebrero