EFECaracas

El vicepresidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Rafael Simón Jiménez, renunció a su cargo este jueves, menos de dos meses después de haber sido designado para el puesto por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), institución que nombró a la nueva junta directiva.

Jiménez, exaliado del chavismo, es ahora miembro del partido opositor Un Nuevo Tiempo, que se ubica en el espectro de la "centroizquierda" de la política venezolana, y aseveró que, tras dejar su cargo, asume "plenamente la lucha por el cambio democrático de Venezuela".

La nueva junta directiva del CNE, cuya legalidad fue cuestionada por la oposición desde el primer momento, fue nombrada el pasado 12 de junio por el TSJ, al no proceder el Parlamento a las designaciones, tal y como corresponde.

Aunque los rumores y especulaciones sobre la renuncia de Jiménez circularon desde primeras horas de la mañana, se hizo efectiva al comienzo de la tarde, cuando acudió a la sede del CNE a presentar por escrito, según manda la ley, el documento que recoge el cese de sus funciones.

Fueron varios los medios y periodistas que hicieron sus propias conjeturas a través de redes sobre la razón que llevó al político a renunciar a su cargo, entre las que se aseguraba que el motivo sería la intención de Jiménez de presentar su candidatura como diputado para las elecciones legislativas del próximo 6 de diciembre.

El ya exvicepresidente del CNE aseguró que, aunque no descartaba la posibilidad de postularse como candidato, por el momento no tiene propuestas al respecto y, por tanto, "no es el motivo" que lo ha llevado a dejar su cargo.

También se habló de la "presión" que sentía como vicepresidente del ente electoral o de la gestión del CNE de cara a los comicios que se celebrarán dentro de cuatro meses, que no le permitía ser "imparcial".

Sin embargo, frente a todo tipo de especulaciones, el propio Jiménez explicó, después de renunciar oficialmente, que la razón, es que la "claridad" de su posición "no cumple con el equilibrio que debe regir en los rectores del CNE" y que se incorpora "al activismo político" para "buscar la democracia" en el país.

Jiménez fue, durante estos dos meses, el segundo del nuevo ente electoral presidido por Indira Alfonzo, designada para el cargo por el TSJ pese a que está sancionada desde 2018 por el Gobierno de Canadá, "en respuesta a las elecciones presidenciales ilegítimas y antidemocráticas" que se celebraron entonces y en las que Nicolás Maduro fue reelegido como mandatario.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá señaló que Alfonzo y otras trece personas cercanas al Gobierno chavista son "individuos responsables del empeoramiento de la democracia en Venezuela".

Por el momento, se desconoce quién sucederá a Jiménez en el cargo de vicepresidente del CNE, aunque son varias las personas que están en la quiniela.