EFELima

El ministro del Interior de Perú, Avelino Guillén, presentó este viernes su renuncia ante el presidente, Pedro Castillo, al no sentirse respaldado por el mandatario en su recomendación de destituir al comandante general de la Policía Nacional del Perú (PNP), según informaron medios locales.

Guillén ha cursado su dimisión tras esperar sin éxito varios días a que Castillo destituyese al máximo cargo de la Policía, Javier Gallardo, con quien el ministro mantenía grandes desavenencias en su criterio sobre los relevos y ascensos dentro de esta fuerza de seguridad.

El pulso entre Guillén y Gallardo comenzó cuando, a finales del año pasado, el comandante general de la Policía quiso pasar al retiro a seis de los generales que el ministro consideraba de los más eficientes.

Gallardo, quien aparentemente tiene cercanía con el jefe de Estado, desautorizó al ministro al negarse a acatar las demandas de Guillén, y el conflicto se resolvió de manera salomónica por parte de Castillo, que decidió que la mitad de esos seis generales se quedase en sus puestos y la otra mitad fuesen retirados.

El enfrentamiento se agudizó con los nombramientos en las direcciones clave de la Policía y, sobre todo, con el desmantelamiento del actual equipo de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad (Diviac), artífice de las investigaciones y detenciones en los principales casos de corrupción.

A ello se añaden las denuncias de corrupción dentro de la Policía como las reportadas por el portal IDL-Reporteros, cuyas fuentes afirman que en el proceso de ascensos dirigido por Gallardo se llegaron a pagar sobornos que alcanzaban los 25.000 dólares en algunos casos.

La renuncia de Guillén todavía debe de ser aceptada por Castillo, quien en caso de relevarlo se verá obligado a nombrar a su cuarto ministro del Interior en apenas seis meses de Gobierno.

Guillén es una de las caras de mayor reputación del Ejecutivo de Castillo por ser el exfiscal que logró en 2009 la historia condena de 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad contra el expresidente Alberto Fujimori (1990-2000).