EFETegucigalpa

La vocera interina de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) de la OEA, la peruana Ana María Calderón, renunció al cargo por "motivos personales y profesionales", confirmó este martes a Efe una fuente de ese ente.

"Sí confirmado", respondió la fuente cuando fue consultada por Efe sobre la renuncia de la jefa de la Maccih, cuyo mandato expira la próxima semana, si el Ejecutivo hondureño no accede a renovarla.

En una carta, reproducida por medios locales de prensa y enviada el 2 de enero al secretario general de la OEA, Luis Almagro, Calderón asegura que su renuncia obedece a "motivos estrictamente personales y profesionales" que ha ponderado frente a su "comprobado compromiso" con el ente hemisférico.

"Me dirijo a su honorable despacho para presentar mi renuncia al cargo de representante especial del SG (secretario general) de la OEA y vocera interina de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), así como al cargo de coordinadora de la División de Prevención y Combate a la Corrupción, con efectividad a partir del 1 de febrero de 2020", indicó Calderón.

Agradeció a Almagro por su designación como vocera interina de la Maccih en dos períodos, lo que le permitió ser "la primera mujer jefa de una misión internacional anticorrupción".

La primera vez que Calderón asumió de manera interina la Maccih-OEA fue tras la renuncia del primer vocero de la Misión, el peruano Juan Jiménez, quien renunció en febrero de 2018 por diferencia con Almagro, mientras la segunda fue en julio luego de que el brasileño Luiz Antonio Marrey Guimaraes concluyó su gestión.

"Tengo la certeza que no he defraudado la confianza que usted y la organización han depositado en mí", subrayó Calderón, que también agradeció su designación como investigadora legal internacional y coordinadora de la División de Prevención y Combate contra la Corrupción de la Maccih.

La misiva de Calderón señala, entre otras cosas, que se despide de la OEA "con nostalgia" y que siempre se sentirá "parte de ella".

Añade que desde su incorporación a la Maccih, el 1 de agosto de 2017, ejerció sus funciones "con mística, vocación de servicio, compromiso institucional y respeto a los principios morales y éticos", por lo que quedó a "disposición de la OEA para colaborar a futuro en las áreas" de su "experiencia y conocimiento profesional".

La renuncia de Calderón se produce a pocos días de que expire el mandato de la Maccih, que se instaló en abril de 2016 en Tegucigalpa luego de un acuerdo suscrito entre el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y el secretario general de la OEA.

El Gobierno de Honduras y la OEA iniciaron a finales de diciembre de 2019 en Washington una mesa de diálogo sobre la segunda etapa de la Maccih, la que continuaron la semana pasada a puerta cerrada en Tegucigalpa.

Varios sectores de la sociedad civil hondureña han venido exigiendo la continuidad de la Maccih, pero bajo el mismo convenio suscrito en 2016 puesto que un nuevo acuerdo requiere de la aprobación del Parlamento, que en diciembre pasado solicitó la no renovación de ese ente.

La Mesa de Evaluación del trabajo de Maccih invitó el pasado 12 de diciembre al Gobierno hondureño y a la OEA a prorrogar el texto del convenio que dio vida a esa instancia, cuya continuidad ha sido apoyada por Estados Unidos y la Unión Europea.