EFEManagua

Cuatro dirigentes opositores renunciaron a la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de Nicaragua por haberse retirado de la Coalición Nacional, llamada a ser la gran fuerza política que enfrente al presidente Daniel Ortega y a los sandinistas en las próximas elecciones previstas para noviembre de 2021.

Entre los dirigentes que se separaron de esa Alianza se encuentra su coordinador, el académico Carlos Tünnermann, y el rector de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA), José Idiáquez.

También la dirigente feminista y abogada constitucionalista Azahalea Solís, quien era la representante por el sector de la sociedad civil, y el secretario ejecutivo de la Alianza, Juan Carlos Gutiérrez.

ADVIERTEN VACÍO DE LIDERAZGO

En la carta de renuncia, los cuatro dirigentes explican que dejan la Alianza ante su decisión de retirarse de la Coalición Nacional el pasado 26 de octubre, la cual no comparten.

La Alianza Cívica, creada inicialmente por la Conferencia Episcopal de Nicaragua para ser la contraparte del Gobierno en un diálogo nacional y a la que pertenecen representantes de las dos principales cúpulas patronales y dirigentes estudiantiles, anunció su salida de la coalición bajo el argumento de que allí "ha prevalecido el muro de una política tradicional que se resiste a dar paso a nuevas generaciones de líderes e ideas".

A su vez, anunciaron que buscarán "otros caminos nuevos que permitan aglutinar a todas las fuerzas democráticas de la oposición que quieran ir a las elecciones para poder ganarlas", aunque no identificó ninguna fuerza política.

En el documento, los cuatro dirigentes que renunciaron aseguran que alertaron a la Alianza "sobre los riesgos de generar desesperanza, y el error de no prestar atención a los dolores de la población", y que advirtieron "sobre el vacío de liderazgo que provocaría en la perspectiva internacional".

"Mostramos nuestras consideraciones sobre el riesgo de realizar un movimiento táctico sin estrategia. Hicimos un llamado sobre una separación con heridas abiertas", señalan en el documento, en el que aseguran que las "razones de la salida de Coalición Nacional aún carecen de respuesta".

ALIANZA SE DESGRANA

El primero en retirarse tras esa polémica decisión fue el representante del sector académico, Ernesto Medina, antiguo rector de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN, León) y de la privada Universidad Americana (UAM), y la doctora María Eugenia Alonso.

Anteriormente había abandonado la Alianza la poeta y escritora Gioconda Belli, el jurista José Pallais, el dirigente estudiantil Edwin Carcache, así como el Movimiento Campesino.

En un pronunciamiento, la Alianza confirmó la salida de sus cuatro dirigentes.

"Aunque dolorosa, respetamos su voluntad y agradecemos el tiempo, energía, valiosos aportes, talento y trabajo realizado mientras estuvieron en nuestra Alianza", señaló ese grupo, que anunció que "continuará trabajando para lograr una unidad amplia, transparente y con nuevos estilos de hacer política para lograr libertad, justicia, democracia y el final de la dictadura en Nicaragua".

La coalición, por su lado, la integran el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Partido de Restauración Democrática (PRD), y el indígena Yatama ("Hijos de la madre tierra" en lengua miskita).

También las organizaciones Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN), Unidad Nacional Azul y Blanco y Movimiento Campesino.

La división de las fuerzas liberales conservadoras fue lo que hizo posible que Ortega retornara a la Presidencia en enero de 2007 tras ganar las elecciones de noviembre de 2006 con un 37,99 % de los votos, mientras sus dos rivales totalizaron juntos 55,41 %.

Nicaragua tiene previsto celebrar elecciones nacionales el 7 de noviembre del 2021.