EFESan Juan

El líder del Partido de la Reforma Progresista (VHP), Chandrikapersad Santokhi, fue elegido nuevo presidente de Surinam este lunes, con lo que sustituye al exmilitar Desi Bouterse, cuyo Partido Nacional Demócrata (PND) perdió su mayoría en el Parlamento en las elecciones generales del 25 de mayo.

La Asamblea Nacional eligió al antiguo líder rebelde Ronnie Brunswijk, de 61 años, al frente del Partido de Liberación General y Desarrollo (ABOP), para el puesto de vicepresidente, un cambio histórico que supone la salida de Bouterse, controvertida figura por su participación en un golpe de estado hace décadas y la condena por el asesinato de opositores.

El VHP y ABOP son parte de la coalición que incluye al Partido Nacional de Surinam (NPS), el Pertjajah Luhur (PL) y la Hermandad y la Unidad en Política (BEP), que lograron 33 de los 51 escaños en la Asamblea Nacional en los comicios de mayo.

La Asamblea Nacional, tal y como era esperado, dio su apoyo a los dos candidatos -los únicos-, ya que el PND del presidente saliente Bouterse ya había dejado claro en los últimos días que no propondría a nadie a falta de apoyo parlamentario para sacar adelante a sus aspirantes.

El acto fue liderado por Ronnie Brunswijk en su posición de presidente de la Asamblea Nacional, aunque como el mismo era candidato a la vicepresidencia entregó la dirección de la cámara.

NOMBRAMIENTO DEL VICEPRESIDENTE ACOMPAÑADO DE POLÉMICA

El nombramiento de Brunswijk como vicepresidente llega acompañado de fuerte polémica, ya que fue condenado en los Países Bajos por tráfico de drogas y es reclamado por tribunales internacionales.

Brunswijk, tras ser elegido vicepresidente, renunció como presidente del Parlamento, cargo que recae en su compañero del ABOP Marinus Bee.

Bouterse, que estuvo presente en el acto, felicitó a Santokhi y Brunswijk por su elección y aceptó cooperar.

"Si me necesitan saben en dónde encontrarme", dijo Bouterse, cuya situación no está aclarada todavía.

Brunswijk, de 59 años, es también una controvertida figura por tratarse de un exlíder rebelde, político y empresario que después de haber servido a principios de la década de 1980 como el guardaespaldas personal de Bouterse formó el grupo guerrillero Ejército de Liberación de Suriname, mejor conocido como el Comando de la Selva.

El acto oficial de toma de posesión tendrá lugar el próximo 16 de julio en una ceremonia que debido a las medidas por la COVID-19 se celebrará en un espacio al aire libre, la Plaza de la Independencia en Paramaribo.

Ese día se espera también que tenga lugar la toma de posesión de los ministro del nuevo gabinete.

INCÓGNITA SOBRE LA SITUACIÓN DE BOUTERSE

La incógnita que se abre a partir de ahora es cómo se resolverá la situación de Bouterse.

Presidente y vicepresidente ya dejaron claro que respetarán la separación de poderes con respecto a un posible indulto al ya expresidente.

Bouterse encabezó en 1980 un golpe de Estado que derrocó al Gobierno de Henck Arron, lo que le situó como el "hombre fuerte" del país durante los años en que duró la dictadura.

En 1982, bajo sus órdenes, un grupo de soldados secuestró a 16 opositores y ejecutó a 15, mientras que el superviviente testificó contra el presidente, lo que originó que un tribunal emitiera una sentencia tras un larguísimo proceso judicial en su contra en noviembre de 2019.

El veredicto de un jurado compuesto por tres magistrados fue de 20 años de prisión, pero no fue emitida una orden de arresto contra el presidente del país, por lo que se abrió un periodo de incertidumbre legal que duró hasta los comicios de mayo y que hoy todavía se mantiene.