EFESan Juan

Trinidad y Tobago acude este lunes a las urnas para elegir un nuevo Gobierno tras una campaña marcada por la pandemia y con el gobernante Movimiento Nacional Popular (PNM) y el opositor Congreso Nacional Unido (UNC), de la ex primera ministra Kamla Persad-Bissessar, con las mayores posibilidades de ganar.

Más de 1,1 millones de personas acudirán a las urnas para elegir entre unos 150 candidatos (146 de 19 partidos políticos y 4 independientes) a quienes ocuparán los 41 escaños del Parlamento, en unos comicios en los que el líder del partido ganador se convierte en el primer ministro.

Trinidad y Tobago, formado por las islas homónimas, que suman cerca de 1,3 millones de habitantes y son antiguas colonias británicas, tendrá en estos comicios como principales candidatos al opositor UNC, de Persad-Bissessar, y al PNM, del actual primer ministro, Keith Rowley, quien busca mantener el poder.

Aunque el UNC, como ha hecho en elecciones anteriores, no presenta candidatos por la isla de Tobago, Persad Bissessar (2010-2015) confía en volver a los pasillos del poder tras su derrota ante el PNM de Rowley en las elecciones generales de 2015.

Entre los candidatos además se encuentra el exvicepresidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) Austin "Jack" Warner, el único aspirante del Partido Liberal Independiente (ILP) y quien es solicitado en extradición por Estados Unidos por cargos de crimen organizado y conspiración como parte de una trama de corrupción.

PERSAD-BISSESSAR Y ROWLEY APUNTAN A ECONOMIA

Los analistas políticos afirman que la elección es una lucha directa entre el PNM y el UNC.

Los dos partidos principales han publicado manifiestos que describen sus planes para los próximos cinco años si reciben el apoyo del electorado y en los que destaca el tema económico.

En ese sentido, el gobernante PNM asegura que alentará la diversificación económica, lejos del petróleo y el gas, especialmente en agricultura, manufactura, construcción, turismo, industria no petrolera, artes y cultura.

Rowley cree que el futuro también está en la economía digital y, según su manifiesto, una nueva Administración del PNM establecería un Ministerio de Tecnología y Registros Digitales y eliminaría los impuestos de las compras de computadoras.

Por su parte, el opositor UNC se comprometió a crear 50.000 nuevos puestos de trabajo, trabajar con el Banco Central, el Ministerio de Hacienda y la Oficina Central de Estadística para determinar la verdadera condición de la economía, las finanzas públicas del país y los proyectos de capital.

Además, también propone el establecimiento de un Consejo de Estrategia Económica en la Oficina del Primer Ministro, que ejecutará y gestionará proyectos "transformadores".

CAMPAÑA MARCADA POR LA PANDEMIA

La campaña para estos comicios ha estado marcada por la pandemia, que a su inicio, en marzo, mostraba un número de casos bajo, lo que generó elogios a la estrategia del Gobierno de Rowley ante el virus.

Sin embargo, en los últimos días, la cantidad de personas que dieron positivo se disparó a más de 250, con 8 muertes, por lo que el Gobierno reforzó las restricciones.

Entre las medidas actuales se encuentra la limitación del número de personas autorizadas a congregarse en cualquier lugar a entre 10 y 25, el distanciamiento social y el uso de mascarillas.

Las restricciones llevaron a los partidos políticos a ser innovadores en la campaña, utilizar reuniones virtuales para difundir sus mensajes, gastar más fondos en anuncios de radio y televisión y comprar tiempo de emisión.

Además, a las elecciones no se presentaron organismos regionales o internacionales como observadores después de que se les indicara que debían pasar un período de cuarentena de 14 días.

Los cierres de las fronteras han presentado otro problema, ya que los partidos de oposición afirman que el Gobierno lo ha utilizado para evitar que los ciudadanos regresen a sus hogares para votar.

Ernie Soon