EFEToronto (Canadá)

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, lanzó este viernes una velada amenaza a Estados Unidos después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, intentase impedir que la compañía 3M exporte a Canadá mascarillas médicas.

Trudeau insinuó que Canadá podría impedir que "miles" de profesionales sanitarios canadienses que cada día cruzan la frontera para trabajar en hospitales estadounidenses en ciudades como Detroit viajen a cumplir sus funciones si la Casa Blanca interrumpe el comercio de productos como las mascarillas N95.

Durante su rueda de prensa diaria, Trudeau declaró hoy que su país está "trabajando de forma estrecha con Estados Unidos para que entiendan que el comercio entre Estados Unidos y Canadá fluye en ambas direcciones, especialmente en lo que se refiere a bienes esenciales".

"Hay miles de asistentes sanitarios en Windsor (ciudad canadiense fronteriza) que trabajan cada día en Detroit. Y los estadounidenses dependen de ellos. Hay productos médicos y otros bienes esenciales que cruzan la frontera en ambas direcciones y sería un error para los dos países limitar el acceso del otro a bienes y personal esencial", añadió Trudeau.

Trump criticó y amenazó este jueves en un mensaje de Twitter a 3M, uno de los principales productores mundiales de bienes de consumo, por sus exportaciones de mascarillas sanitarias.

"Hoy hemos golpeado con fuerza a 3M tras ver lo que están haciendo con las mascarillas. Ley de Producción (de Defensa) hasta el final. Ha sido una gran sorpresa para muchos en el Gobierno lo que estaban haciendo. ¡Tendrán que pagar un elevado precio!", dijo Trump.

Hoy, 3M reveló que la Casa Blanca ha ordenado que deje de exportar a Canadá y Latinoamérica mascarillas N95, consideradas imprescindibles para proteger contra la COVID-19.

La compañía declaró en un comunicado que las acciones de la Casa Blanca tendrán "graves implicaciones humanitarias" y se resistió a cumplir la orden de impedir la exportación de mascarillas.

3M señaló que otros países podrían "tomar represalias y hacer lo mismo, como ya han hecho algunos", por la decisión estadounidense de impedir las exportaciones de material vital.

"Si esto ocurriese, el número neto (de mascarillas N95) puestas a disposición de los estadounidenses de hecho disminuirá. Lo opuesto a lo que nosotros y la administración, en nombre del pueblo estadounidense, queremos", añadió la multinacional.