EFEBuenos Aires

La Justicia Federal argentina ordenó este martes detener a dos exfuncionarios del Gobierno del expresidente Mauricio Macri (2015-2019) y a otras dos decenas de personas sospechadas de supuesto espionaje ilegal a funcionarios, políticos, sindicalistas y empresarios, informaron fuentes oficiales.

Hasta el momento son 16 los arrestados, mientras que los otros cinco están siendo localizados.

Entre los detenidos por orden del juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena se encuentran la exsecretaria de Documentación Presidencial durante el Gobierno de Macri Susana Martinengo, el ex jefe de Contraingeligencia de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Diego Dalmau Pereyra y agentes de esta entidad, precisaron a Efe las fuentes.

También está detenido a disposición del magistrado el ex jefe de Operaciones Especiales de la AFI Alan Ruiz, quien ya estaba preso en otra causa que investiga el juez Juan Pablo Auge sobre supuesto espionaje ilegal al Instituto Patria, el "think tank" de la exmandataria y actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

De los detenidos, 10 fueron trasladados a la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina (PFA) en Buenos Aires y se procederá luego a tomarles declaración indagatoria.

Los otros seis están en la Superintendencia de Investigaciones Federales.

SUPUESTO ESPIONAJE A OFICIALISTAS Y OPOSITORES

Villena investiga presuntas actividades de espionaje ilegal realizadas desde la Agencia Federal de Inteligencia durante el gobierno de Mauricio Macri a dirigentes políticos; entre ellos la entonces opositora Fernández de Kirchner y el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y su vice, los macristas Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli, quienes se presentaron como querellantes en el caso.

La supuesta estructura ilegal también habría espiado a empresarios, sindicalistas, periodistas e integrantes del partido PRO de Macri.

También se presentaron como querellantes en esta causa Cristina Fernández, los sindicalistas Hugo y Pablo Moyano y otros dirigentes cercanos al kirchnerismo.

El juez realizó la semana pasada un allanamiento a la casa del exsecretario privado de Macri Darío Nieto y solicitó medidas de prueba para confirmar si también se instaló un sistema de espionaje en el pabellón de la cárcel de la localidad de Ezeiza donde estuvieron detenidos varios exfuncionarios del Gobierno kirchnerista.

Los exagentes de la AFI detenidos integraban diversos grupos en el sistema de mensajería Whastapp para intercambiar información sobre los espiados.

VARIAS CAUSAS SOBRE ESPIONAJE

En total fueron abiertas cuatro causas judiciales por supuesto espionaje ilegal durante el Gobierno de Macri, dos son investigadas en Lomas de Zamora (en las afueras al sur de Buenos Aires) y otras dos en los Tribunales Federales de Comodoro Py, en la capital, a cargo del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi.

A finales de mayo pasado un fiscal imputó a Macri, el exdirector de la AFI Gustavo Arribas y su segunda Silvia Majdalani, entre otros exfuncionarios, tras una denuncia presentada por la actual interventora de ese organismo, Graciela Caamaño.

Caamaño, nombrada en el cargo por el presidente Alberto Fernández -quien asumió en diciembre pasado tras vencer en las urnas a Macri-, había denunciado que el anterior Ejecutivo "almacenaba información de inteligencia sobre personas vinculadas a la actividad política" del país, como periodistas, dirigentes y fuerzas policiales.

Por otro lado, la interventora también denunció que 400 periodistas acreditados para las cumbres de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y del G20 que se celebraron en 2017 y 2018, respectivamente, fueron investigados durante el Ejecutivo macrista mediante tareas de inteligencia no ordenadas ni autorizadas por un magistrado.

"LA TRAMA MÁS ESCANDALOSA"

Según declaró Fernández de Kirchner en su cuenta de Twitter semanas atrás luego de presentarse en el Juzgado de Lomas de Zamora para ser informada sobre la causa, la investigación analiza "la trama más escandalosa de la que se tenga memoria en tiempos de democracia y cuya investigación recién comienza".

La vicepresidenta, que en los últimos cuatro años fue procesada en innumerables causas por presunta corrupción en su mandato, dos de ellas junto a sus hijos, señaló que el juez de la causa mostró "la articulación" entre narcotraficantes, agentes y funcionarios de la Agencia Federal de Inteligencia, policías, agentes y funcionarios del Servicio Penitenciario Federal, periodistas, "denunciadores seriales y hasta una alta funcionaria de la unidad presidencial de Mauricio Macri".