EFELa Paz

La posibilidad de que Evo Morales vuelva a Bolivia se ha colado en el debate electoral de cara a las elecciones de octubre en el país.

Este sábado el candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce, defendió el derecho a regresar del expresidente, que desde Argentina dirige la campaña de este partido para los comicios del 18 de octubre.

Morales dejó Bolivia el 11 de agosto del año pasado rumbo a México y desde diciembre está en Argentina, tras denunciar que era forzado a salir de su país por un golpe de Estado que le negó entonces una nueva victoria electoral para un cuarto mandato consecutivo, entre denuncias de fraude electoral a su favor.

Aunque abogados del exmandatario han advertido de que no ha podido volver al no observar garantías constitucionales para ello e incluso temer por su vida, el candidato de su partido argumentó en esta jornada que Evo Morales tiene todo el derecho a retornar y defenderse ante la Justicia boliviana de una serie de procesos en su contra.

Arce esgrimió desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos a la Constitución boliviana para subrayar ese derecho, al ser preguntado por los periodistas durante un acto electoral en La Paz.

"Tiene todo el derecho de venir a defenderse de todas las acusaciones que le están haciendo”, comentó al ser preguntado por unas recientes declaraciones en las que Morales dijo que si gana su partido, al día siguiente volverá a Bolivia.

El expresidente hizo este comentario al intervenir por teléfono en un acto en la localidad boliviana de Caraparí, al hilo de que las encuestas dan primero al MAS, incluso con posibilidad de vencer en primera vuelta.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, y otros actores políticos del país contrarios a Morales, como el exmandatario Jorge Quiroga, candidato por la alianza Libre 21, han advertido de que si Morales vuelve, será para comparecer ante la Justicia.

La Fiscalía de Bolivia ha emitido varias órdenes para que Evo Morales comparezca en distintos procesos, varios de ellos a instancias del Ejecutivo transitorio por acusaciones como genocidio, terrorismo y sedición, además de que el Gobierno interino ha denunciado al exmandatario por delitos de lesa humanidad ante la Corte Penal Internacional de La Haya.

Las elecciones generales están pendientes en Bolivia desde que se anularon las de octubre del año pasado entre denuncias de fraude a favor de Morales, que él niega y están bajo investigación judicial.

El expresidente intentó ser candidato a senador por el MAS, pero primero el órgano electoral y luego una corte constitucional le negaron esa posibilidad al incumplir un requisito de residencia permanente en Bolivia.