EFESantiago de Chile

Los precandidatos presidenciales de una dividida oposición chilena se reunieron este jueves en Santiago para conmemorar 39 años del asesinato de Tucapel Jiménez Alfaro, expresidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF) y líder del movimiento sindical que luchó contra la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

Este fue el primer encuentro entre los políticos opositores que ya iniciaron su carrera hacia el Palacio de La Moneda, tras meses marcados por una fuerte tensión electoral propiciada luego de fallidas negociaciones que impidieron zanjar preprimarias de cara a las presidenciales.

El homenaje, organizado por la ANEF, una de las organizaciones sindicales más importantes y numerosas del país, contó con la asistencia de los principales representantes de la oposición que enfrentará en bloques separados las próximas elecciones, entre ellos los partidos Comunista (PC), Por la Democracia (PPD), Socialista (PS) y la Democracia Cristiana (DC).

Paula Narváez, abanderada del PS respaldada por la expresidenta Michelle Bachelet; Daniel Jadue, alcalde de Recoleta y precanditato del PC que se ubica primero en gran parte de las encuestas a nivel nacional; Heraldo Muñoz, excanciller del Gobierno de Bachelet y precandidato del PPD, y Ximena Rincón, precandidata de la DC, llegaron al Cementerio General para participar del acto.

Las diferencias entre los opositores no se quedan únicamente en la táctica electoral, pues también existen contradicciones en cuanto a la profundidad de las reformas que debe sufrir el país para avanzar hacia una sociedad más igualitaria.

En el acto, las reivindicaciones a la participación ciudadana y al rol que juegan las asociaciones sindicales en el actual contexto político chileno, marcado por una Convención Constitucional a iniciarse en los próximos meses para definir una nueva Carta Magna para el país, pusieron al tributo en sintonía con la actualidad.

"Nuestro homenaje cobra mayor sentido este año y actualiza su defensa por los derechos humanos, sociales y laborales", señaló la secretaria general de la ANEF, Ana María Gutiérrez, "al encontrarse nuestro país sumido en la más grave crisis económica, social y sanitaria".

En una fuerte crítica al Gobierno, la dirigente apuntó a su "falta de voluntad para corregir la desigualdad estructural" de la elite político-económica, "abusos y humillaciones persistentes en contra de la inmensa mayoría de chilenos".

El diputado del Partido por la Democracia e hijo del dirigente asesinato por un comando del Ejército de Chile en 1982, Tucapel Jiménez Fuentes, se refirió a la necesidad de hacer memoria histórica y exigir justicia para las víctimas de la represión durante el llamado estallido social de octubre de 2019.

"No debemos olvidar para que esto no se vuelva a repetir. Esto no deja de sorprender, nunca pensamos que en democracia se iban a vivir las graves violaciones a los derechos humanos que han ocurrido", añadió el diputado.

Chile vivió a finales de 2019 la crisis social más graves desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet, tras una ola de protestas que se prolongó por semanas y dejó decenas de muertos, miles de heridos y cientos de personas que sufrieron traumas oculares tras recibir disparos por parte de agentes policiales.

Tras un plebiscito celebrado en octubre pasado, los chilenos decidieron reemplazar la actual Constitución, vigente desde la dictadura, por una nueva Carta Fundamental que será redactada por los convencionales que salgan electos el próximo abril.