EFEMontevideo

El Parlamento de Uruguay resolvió el aplazamiento de las elecciones departamentales de ese país, que debían desarrollarse en mayo, para "no más allá" del domingo 4 de octubre, ante el estado de emergencia sanitaria que rige en el país por la COVID-19.

La Cámara de Diputados aprobó este jueves por 91 votos a favor y 1 en contra -el del representante del partido Cabildo Abierto (CA, derecha) Eduardo Lust- el proyecto que, este miércoles y por unanimidad, aprobó el Senado.

De acuerdo con el numeral 9 del artículo 77 de la Constitución uruguaya, la elección de los intendentes, los miembros de las Juntas Departamentales y las demás autoridades locales electivas debe hacerse el segundo domingo de mayo del año siguiente al de las elecciones nacionales, en este caso, el 10 de mayo de 2020.

Sin embargo, existe otra alternativa por medio del artículo 322 de la Constitución de ese país que establece que habrá una Corte Electoral que, además de sus facultades, también se atendrá a lo que "señale la ley".

Los legisladores acordaron votar, por ello, una ley que habilite a la Corte Electoral a fijar una nueva fecha ante la emergencia sanitaria, declarada por el Gobierno de Luis Lacalle Pou el pasado 13 de marzo.

El diputado Lust, durante la argumentación de su voto en contra, señaló que la propuesta sienta "un precedente" de cambios en la fecha electoral con mayorías circunstanciales, sin ser sometidas a plebiscito.

"Estamos acostumbrados a violar la Constitución por ley. Ahora estamos violando la Constitución mediante acto administrativo porque la Corte va a fijar la nueva fecha a través de una resolución", argumentó.

Por su parte, Alejandro Sánchez, diputado de la coalición de izquierdas que gobernó en Uruguay durante los últimos 15 años, el Frente Amplio (FA), dijo que el proyecto "preserva lo esencial" en cuanto a garantías electorales y añadió que el formato es el que "mejor se adapta a armonizar la Constitución" a los bienes que se quieren preservar.

Después de su aprobación en el Parlamento, el proyecto deberá ser promulgado por el Poder Ejecutivo y luego la Corte Electoral estará habilitada a hacer oficial el cambio de fecha.

Uruguay vive con una emergencia sanitaria desde el 13 de marzo, cuando se confirmaron los primeros cuatro positivos por COVID-19, enfermedad por la que ya hay 350 personas afectadas, cuatro de las cuales han fallecido -dos en las últimas 24 horas- en el país suramericano.