EFEBuenos Aires

La ciudad argentina de La Plata, en la provincia de Buenos Aires, acoge desde este sábado el Encuentro Nacional de Mujeres número 34, que la organización espera que sea el más multitudinario, pendiente de las fuertes tormentas eléctricas que azotan el país y que forzaron la suspensión del acto inaugural.

En total, las organizadoras esperan que unas 200.000 personas acudan a la ciudad a lo largo de los tres días que dura el encuentro a pesar de las inclemencias meteorológicas, que obligaron a suspender el primer acto pero que no pondrán en riesgo el resto del programa, que en su mayoría se desarrolla en espacios cerrados.

Dentro de la programación para hoy, en la que hay multitud de talleres, charlas y actividades, destaca la actividad por el "aborto legal, seguro y gratuito", para la que se organizarán asambleas, muestras fotográficas y festivales musicales, y la marcha por los travesticidios, que recorrerá varios lugares de la ciudad y acabará frente a la casa de Gobierno con la lectura de un manifiesto.

A lo largo del día se celebrará una asamblea para tratar el desarrollo de estas jornadas y las posibles modificaciones que pueda provocar el mal tiempo, informó a Efe Zulema Enríquez, integrante de la organización Somos Plurinacional.

Desde este colectivo demandan también un cambio de nombre del encuentro que incluya "la demanda político-histórica del evento" y se salga de los paradigmas nacionales y binarios, para lo que proponen que pase a llamarse "encuentro plurinacional de mujeres trans, travestis, lesbianas, bisexuales y no binarias".

La marcha principal se realizará mañana si el clima lo permite, en un una jornada que de nuevo contará con gran cantidad de talleres y charlas sobre diversas temáticas.

La historia de este evento se remonta a 1985, cuando un grupo de mujeres argentinas participó en la clausura de la Década de la Mujer en Kenia.

"Cuando regresaron, pensaron en la necesidad de autoconvocarse para tratar la problemática específica de las mujeres en nuestro país, donde al igual que en el resto del mundo sufrimos una marcada discriminación en el rol que tenemos en la sociedad", explicó la organización a través de un comunicado.

El año siguiente unas 1.000 mujeres se reunieron para el primer Encuentro Nacional, que continuó creciendo hasta las edición del año pasado, que albergó a unas 65.000 personas en la ciudad patagónica de Trelew.

"Cada año, al encontrarnos intercambiamos nuestras vidas, nuestras experiencias y convertimos problemas que parecen individuales en un problema de todas. Eso nos ayuda a encontrar los caminos para resolver nuestros sufrimientos", recoge el comunicado.

Argentina se ha posicionado como uno de los países punteros en la lucha feminista gracias a campañas como el "Ni una menos", que busca acabar con los feminicidios, o la campaña para la legalización del aborto, que el año pasado fue rechazado por el Senado dando origen a numerosas protestas en las calles caracterizadas por los ya famosos pañuelos verdes.