EFENueva York

Bank of America y Morgan Stanley reportaron este miércoles resultados históricos en el ejercicio 2021, con el denominador común de la reducción de reservas frente a pérdidas crediticias y la buena marcha en sus negocios relacionados con las inversiones.

Bank of America, la segunda entidad del país por activos, obtuvo un beneficio anual de 31.978 millones, un 79 % más respecto a 2020 y la mayor cifra de su historia, con una facturación estabilizada en 89.113 millones, solo un 4 % superior.

Morgan Stanley, la más orientada a Wall Street entre la gran banca, ganó 15.034 millones el año pasado, un 37 % más, con una facturación un 23 % más alta, de 59.755 millones, en ambos casos batiendo récords para la compañía.

Ambas entidades, como el resto de sus rivales que han publicado resultados en los últimos días, continuaron reduciendo sus reservas contra pérdidas crediticias a medida que la economía se recuperaba de la crisis provocada por la pandemia de covid-19, lo que contribuyó a las ganancias.

BoA ha liberado tantas reservas contra pérdidas este año, citando la mejora en la calidad del crédito y la recuperación macroeconómica, que ahora arroja beneficios en ese concepto, mientras que Morgan Stanley las ha reducido de 761 a 4 millones de dólares.

LA BANCA DE INVERSIÓN, CLAVE

También en sintonía con lo divulgado por JPMorgan, Citigroup y Goldman Sachs en los días anteriores, la banca de inversión ha cosechado buenos rendimientos debido a la gran actividad de fusiones y adquisiciones o salidas a bolsa.

La facturación trimestral de BoA en la gestión de inversiones y riqueza aumentó un 16 %, y la de Morgan Stanley aumentó un 59 % en la gestión de inversiones y un 10 % en la de gestión de riqueza, que contabiliza por separado.

En el caso de BoA, más centrada en el negocio de la banca de consumo, también ha influido un mayor margen de intereses fruto del aumento de los préstamos y los depósitos, que subió un 11 % en el trimestre.

Pero entre octubre y diciembre, la mayoría de bancos ha empezado a notar también la normalización de los mercados, que durante la pandemia se habían disparado, lo que ha afectado a sus ingresos derivados del corretaje.

El negocio de mercados globales de BoA ingresó un 2 % menos debido a "menores ventas y resultados del 'trading", mientras que el apartado institucional de Morgan Stanley tuvo un descenso del 31 % en la facturación de las operaciones de renta fija debido a "un entorno de 'trading' complicado".

MAYOR COMPENSACIÓN A EMPLEADOS

Las compañías también han tenido mayores gastos por compensación a los empleados relacionado con los buenos resultados, que suponen recompensas, y la retención del talento, pero aun así han mantenido buenos resultados en el último trimestre, destacándose sobre las demás.

BoA registró un aumento del 6 % en ese tipo de gastos, hasta 14.700 millones, y Morgan Stanley un 1 %, hasta 5.487 millones.

Los resultados de hoy cierran una tanda de resultados bancarios mixtos, en los que las cifras anuales han sido generalmente mejores que nunca, o casi, pero el último trimestre ha dejado entrever una ralentización, como en el caso de JPMorgan, que ha reducido el beneficio.

A diferencia del resto, que han sufrido pérdidas en bolsa tras divulgar sus resultados, Bank of America y Morgan Stanley eran premiados por los inversores: la primera avanzaba un 0,34 % a media sesión y la segunda un 1,83 %.