EFEAsunción

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, anunció este miércoles una batería de medidas económicas y sociales para atenuar el impacto de la inflación mundial y de fenómenos como la sequía que golpeó al sector agrícola local.

En una conferencia de prensa desde el Palacio de López (sede del Ejecutivo), el gobernante indicó que las decisiones buscan generar un "impacto positivo" durante el segundo semestre del año.

"Hoy de vuelta estamos con una coyuntura complicada a nivel mundial, una presión inflacionaria importante a consecuencia del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, y también un impacto a la economía a consecuencia de este primer semestre que tuvimos sequía en el sector agrícola", explicó Abdo Benítez.

En ese contexto, anunció que el precio del transporte público no subirá "míninamente" hasta fin de año y se ampliará la base de beneficiarios de los programas sociales.

En concreto, informó que al programa de atención a adultos mayores se sumarán 14.700 beneficiarios y al plan de familias en situación de pobreza y vulnerabilidad se incorporarán 2.700 grupos familiares.

Además, se dispuso una inversión de 1.110 millones de dólares para crear 50.000 nuevos puestos de trabajo, y la construcción de 2.800 viviendas para familias vulnerables, lo que busca repercutir en el empleo y dinamizar sectores productivos y el transporte.

El Gobierno mantendrá igualmente la reducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en los alquileres comerciales decretada en 2020 y del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) para los combustibles, uno de los productos que más ha presionado el costo de vida en el país.

El paquete oficial incluye recursos para préstamos que beneficien a unas 11.600 familias campesinas, y una disposición para que el sistema de la banca pública no eleve las tasas de los créditos.

La inflación en Paraguay cerró el primer semestre del año en 6 %, muy por encima del 1,5 % que alcanzó en el mismo periodo de 2021, informó el lunes el Banco Central del Paraguay (BCP).

El Producto Interior Bruto (PIB) del país registró una variación interanual de -2,0 % en el primer trimestre del año, según las cifras del BCP, que atribuyó ese comportamiento, en parte, al "desempeño negativo" registrado en la agricultura.