EFEWashington

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, transmitió este miércoles al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, su apoyo "sin fisuras" a la seguridad de Israel, en medio de la escalada del conflicto con los palestinos.

La Casa Blanca informó en un comunicado que durante su conversación telefónica Biden expresó su respaldo "al derecho de Israel a defenderse a sí mismo y a su pueblo, al tiempo que protege a los civiles".

En paralelo, el mandatario de EE.UU. animó a encontrar una vía para restaurar "una calma sostenible" en la región y manifestó "su convicción de que Jerusalén, una ciudad de importancia para creyentes de todo el mundo, debe ser un lugar de paz".

Antes de la publicación del comunicado, Biden había revelado en declaraciones a los periodistas en la mansión presidencial que había conversado con Netanyahu y que esperaba que la crisis acabe "más pronto que tarde".

Aun así, hizo hincapié en que "Israel tiene derecho a defenderse cuando ha recibido miles de cohetes en su territorio".

Y afirmó que los responsables de Seguridad Nacional y de Defensa de su Gobierno mantienen un contacto "constante" con sus interlocutores en Oriente Medio, "con todo el mundo, desde los egipcios a los saudíes, los emiratíes".

Según el comunicado de la Casa Blanca, Biden puso a Netanyahu al tanto de las consultas diplomáticas de su Ejecutivo con países como Egipto, Jordania, Catar, y con responsables palestinos.

Y acordaron que sus equipos sigan en contacto como hasta ahora a nivel de ministros de Exteriores, de Defensa y de asesores de seguridad nacional, así como entre ellos dos personalmente.

EE.UU. anunció este miércoles que enviará a Oriente Medio al subsecretario adjunto para Asuntos Palestinos e Israelíes del Departamento de Estado, Hady Amr, y pidió a Israel que haga "todo lo posible" para evitar víctimas civiles.

En la ONU, EE.UU. frenó una posible declaración del Consejo de Seguridad en respuesta a los choques entre israelíes y palestinos, que fueron discutidos de urgencia y a puerta cerrada por los 15 miembros de este órgano.

Israel y las milicias palestinas no mostraron este miércoles ninguna contención, pese a la muerte de civiles y los llamamientos internacionales, e intensificaron los ataques que encaminan este nuevo enfrentamiento hacia una cuarta guerra.

Los cohetes desde la franja de Gaza -más de un millar, la mayoría interceptados o fallidos- mataron este miércoles, según el servicio de emergencias israelí United Hatzalá, a un niño de 6 años, elevando a 7 las víctimas en Israel.

En Gaza, 65 palestinos han muerto desde el lunes, entre ellos 16 niños.