EFENueva York

Boeing y la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos iniciaron este lunes los vuelos de prueba de su polémico modelo 737 Max para demostrar que ya puede volar de manera segura con el nuevo software de control de vuelo.

Los vuelos comenzaron este lunes y se prolongarán durante tres días, según un comunicado de la FAA, que explicó que el primer aparato despegó del aeródromo que Boeing tiene en Seattle a las 9.55 hora local (16.55 GMT) y que estaba previsto que durara varias horas.

Estos vuelos representarán un paso importante en el esfuerzo de la compañía para que su avión más vendido vuelva a surcar los aires.

El Max fue penalizado en marzo de 2019 tras un par de accidentes mortales, en Indonesia y Etiopía, que provocaron la muerte de 346 personas.

Esta crisis le ha costado a Boeing miles de millones de dólares, incluida la compensación que debe pagar a las víctimas y a las aerolíneas.

También condujo a la destitución del director ejecutivo de la compañía, dejando en entredicho la solvencia de la misma, y del supervisor por las prisas en construir y aprobar el Max.

Las pruebas de certificación serán realizados por pilotos e ingenieros de la FAA y de Boeing.

"Se espera que las pruebas duren tres días e incluirán una amplia gama de maniobras de vuelo y procedimientos de emergencia para permitir que la agencia evalúe si los cambios cumplen con los estándares de certificación de la FAA", dijo la agencia en un comunicado difundido este lunes y muy similar a un correo electrónico enviado el domingo al comité de supervisión del Senado y la Cámara de Representantes.

Si los vuelos son exitosos aún podrían pasar meses antes de que los aviones se consideren listos para volar nuevamente. Si la FAA identifica más problemas, Boeing puede necesitar hacer cambios adicionales.

"Retiraremos la orden de que (los 737 Max) permanezcan en tierra solo cuando estemos satisfechos de que los aparatos cumplen con los estándares de certificación", concluyó el comunicado.