EFEBrasilia

Brasil registró ese sábado otras 2.929 muertes por coronavirus, con lo que el total ya llega a los 371.678, en momentos en que la pandemia se acelera en el país, con la red hospitalaria colapsada y escasez de medicamentos para intubación.

Según informó el Ministerio de Salud, este sábado también fueron confirmados 67.636 nuevos casos, con lo que el país acumula un total de 13.900.091 contagios.

Este mismo sábado, ese despacho distribuyó 2,3 millones de los llamados "kit intubación", compuestos por tres tipos de sedantes necesarios para el doloroso proceso de intubación traqueal de pacientes de covid-19 en estado grave.

Esos medicamentos, según la Confederación Nacional de Municipios, escasean en por lo menos 975 de las 5.570 ciudades del país, que en promedio sólo cuentan con los sedantes necesarios para los próximos cuatro días.

Una de los estados en que la situación es crítica es Sao Paulo, el más poblado del país, con 46 millones de habitantes y que este fin de semana recibirá 400.000 de esos "kit", una dotación que, de acuerdo con las autoridades locales, basta apenas para "unos días".

A pesar de esa situación, las autoridades de Sao Paulo decidieron que a partir de este domingo permitirán la reapertura del comercio y las iglesias, cuyas actividades estaban suspendidas desde el 6 de marzo pasado.

Esta desescalada fue justificada con la caída de la tasa de ocupación de las unidades de cuidados intensivos de Sao Paulo, que llegó a estar por encima del 90 % y en estos momentos se ubica en torno al 82%, lo cual indica que la red hospitalaria todavía está fuertemente presionada.

El Gobierno paulistano mantuvo el toque de queda nocturno entre las 20.00 y las 05.00 horas y la obligatoriedad del teletrabajo para actividades administrativas, así como precisó que los restaurantes, las peluquerías y los gimnasios continuarán cerrados al menos hasta el próximo 24 de abril. EFE

ed/cav