EFERío de Janeiro

Brasil se convirtió en el segundo país del mundo, después de EE.UU., en superar las 100.000 muertes y los tres millones de contagios por coronavirus, un dato que el Gobierno confirmó este sábado.

De acuerdo con el más reciente boletín del Ministerio de Salud, en las últimas 24 horas el país registró 49.970 nuevos contagios, con lo que el número casos por la COVID-19 ascendió a 3.012.412, mientras que con 905 decesos en el último día, el total de víctimas mortales ya suma 100.447.

Las cifras ratifican a Brasil, con una población de 210 millones, como la segunda nación del mundo con más casos y decesos por la pandemia, solo detrás de Estados Unidos, que registra casi cinco millones de contagiados y 162.000 muertes y alberga a unos 330 millones de habitantes.

CRÍTICAS AL PRESIDENTE

La gestión del combate a la enfermedad del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha sido considerada "irresponsable" por la oposición.

La centroderecha e izquierda han acusado al jefe de Estado de no cooperar con estados y municipios y de recomendar contra la dolencia la prescripción de la cloroquina, un antipalúdico cuya efectividad no está comprobada.

Bolsonaro, uno de los mandatarios más escépticos en el mundo sobre la gravedad del coronavirus, llegó a considerar la enfermedad como una "gripecita" y dos ministros de Salud abandonaron sus carteras en plena pandemia por discrepancias con el dirigente en cómo enfrentarla.

EVOLUCIÓN DE LA PANDEMIA

La COVID-19 comenzó su brote en el país a comienzos de año y el primer caso fue notificado el 26 de febrero, un brasileño de 61 años que había viajado a Italia y residente en Sao Paulo, la ciudad más poblada de Brasil donde habitan unos 12 millones de habitantes.

Tan sólo 20 días después, el 17 de marzo, las autoridades sanitarias confirmaron la muerte de un hombre de 62 años en la misma metrópoli.

A partir de ese momento, las estadísticas fueron aumentando y en menos de dos meses, el 9 de mayo, los muertos ya pasaban de 10.000 y, cinco días después, el país superó por primera vez la barrera del millar de fallecidos diarios.

El 2 de junio, Brasil ya sumaba 30.000 muertos, nueve días después la cifra ascendía a las 40.000 víctimas y en otro intervalo de tiempo igual, las pérdidas humanas llegaron a 50.000.

De ahí en adelante, las muertes registradas se han multiplicado a un ritmo veloz y para el 10 de julio los decesos ya llegaban a 70.000 y un mes después Brasil sobrepasa los 100.000.

De acuerdo con los datos oficiales, la tasa de mortalidad de la enfermedad en el país es de 47,4 por cada 100.000 habitantes, siendo el 70 % de los muertos las personas mayores de 60 años.

No obstante, según el Ministerio de Salud, el número de pacientes curados de la COVID-19 se ubica ahora en los 2.068.394, lo que supone cerca del 70 % del total de infectados.

EL VIRUS AUMENTA EN PEQUEÑOS MUNICIPIOS

La región de Sao Paulo, la más rica y poblada de Brasil, con cerca de 46 millones de habitantes -similar a la de Colombia o España-, continúa como epicentro de la pandemia, a pesar de que esta comienza a ceder en algunos de sus municipios.

En números totales, la región paulista, además de sobrepasar las 24.000 víctimas, tiene más de 600.000 personas contagiadas, lo que representa el 20 % y el 24 % del total de muertes y casos confirmados en todo Brasil, respectivamente.

Mientras que la región paulista camina hacia la fase de reapertura total y ya anunció que a partir de octubre los estudiantes podrán regresar a las clases presenciales en las escuelas, en regiones del sur y del centro del país la situación por el coronavirus está en pleno auge.

Cinco estados del país -Río Grande do Sul, Santa Catarina, Mato Grosso do Sul, Minas Gerais y Río Grande do Norte- registran en este momento los mayores índices de contagios y de muertes por la COVID-19.

Las sureñas Río Grande do Sul y Santa Catarina preocupan especialmente por las bajas temperaturas del invierno austral, que llevan a las personas a permanecer más tiempo en espacios cerrados que ayudan a propagar el virus.

Otras nueve regiones de Brasil muestran índices de estabilidad en el número de contagios y muertes, mientras que en las 12 restantes el virus comienza a dar tregua.

De acuerdo con el más reciente boletín epidemiológico semanal del Ministerio de Salud, 5.475 municipios brasileños tienen al menos un caso confirmado del nuevo coronavirus, es decir, el 98,2 % de todas las ciudades del país.

El documento, publicado el miércoles pasado, señala que 134 municipios registraron sus primeros casos entre el 12 y el 25 de julio, prácticamente cuatro meses después del primer caso.

Asimismo, entre el 22 y el 28 de marzo, el 87 % de los nuevos casos se registró en capitales y regiones metropolitanas, cifra que cayó al 42 % en esas regiones a finales de julio.

La regionalización de los casos preocupa a las autoridades, pues en los pequeños municipios las estructuras sanitarias son más endebles que las de las capitales.