EFERío de Janeiro

Al menos 56.098 mujeres fueron violadas en 2021 en Brasil, un aumento de 3,7 % frente a 2020, lo que supone que cada 10 minutos una mujer fue víctima de abuso sexual en el país el año pasado, según un estudio divulgado este lunes.

Los feminicidios, aunque disminuyeron un 2,4 % en 2021, se mantienen en una tasa muy similar a la registrada en 2020, cuando 1.351 mujeres fueron asesinadas en el gigante latinoamericano por el hecho de ser mujeres, una cada 7 horas.

En total, el año pasado fueron víctimas de muerte violenta 1.319 mujeres, 32 menos que en 2020, según el estudio realizado por el Fórum Brasileño de Seguridad Pública y divulgado este lunes, en vísperas de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

De acuerdo con el análisis, entre 2019 y 2021 hubo un aumento de los asesinatos entre los meses de febrero y mayo de 2020, cuando se vivía en Brasil el confinamiento total, debido a las restricciones impuestas para frenar la propagación de la covid, una pandemia que entonces apenas estaba comenzando en el país.

No obstante, el número de feminicidios el año pasado fue muy similar al de 2020, con un promedio de 110 víctimas mensuales.

La investigación, que se basó en las denuncias registradas en las comisarías de la Policía en los 27 estados del país, también reveló que al menos 100.398 niñas y mujeres sufrieron violencia sexual entre marzo de 2020 y diciembre de 2021.

Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil, con unos 46 millones de habitantes y considerado uno de los más violentos, fue una de las regiones del país que registró una baja significativa en el número de feminicidios, al pasar de 179 víctimas en 2020 a 136 el año pasado (-24 %).

No ocurrió lo mismo en Tocantins, al norte del país y donde habitan 1,6 millones de personas, donde las muertes violentas de mujeres crecieron un 144,4 %.

"Los datos divulgados señalan la urgencia de implementar políticas públicas para la recepción, prevención y enfrentamiento de la violencia contra niñas y mujeres en Brasil", indicó Samira Bueno, directora ejecutiva del FBSP.

"A pesar del ligero descenso en la incidencia de feminicidios, las cifras siguen siendo muy altas", agregó.