EFEToronto (Canadá)

Canadá ha abandonado los planes de firmar con China un acuerdo de libre comercio, en un momento en que las relaciones bilaterales atraviesan por uno de sus peores momentos en décadas, según declaraciones del ministro de Exteriores, Philippe Champagne, al diario The Globe and Mail publicadas este viernes.

Champagne precisó que en estos momentos no se dan las circunstancias para llegar a un acuerdo comercial que Ottawa y Pekín empezaron a explorar en 2016, poco después de la llegada al poder del primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

"No veo que se den ahora las condiciones para que esas discusiones continúen ahora. La China de 2020 no es la China de 2016", afirmó Champagne.

En septiembre de 2016, Trudeau anunció el inicio de "conversaciones exploratorias" para la firma de un tratado de libre comercio entre los dos países, así como la negociación de un controvertido tratado de extradición durante la visita que realizó entonces a Canadá el primer ministro chino, Li Keqiang.

Entonces, Trudeau y Li anunciaron un "ambicioso objetivo" para duplicar el comercio bilateral para el año 2020. Para el primer ministro canadiense, que había llegado al poder en octubre de 2015, el incremento de las relaciones económicas con China era vital para el desarrollo de Canadá.

Pero en los últimos años las relaciones entre los dos países han experimentado un drástico empeoramiento, especialmente desde que en diciembre de 2018 Canadá arrestara, a petición de Estados Unidos, a la directora financiera del gigante tecnológico chino Huawei, Meng Wanzhou.

Meng permanece en Canadá en libertad condicional a la espera de que los tribunales canadienses decidan sobre su posible extradición a Estados Unidos, donde está acusada de fraude bancario para evadir las sanciones comerciales que Washington ha impuesto a Irán.

Poco después del arresto de Meng en el aeropuerto de Vancouver, donde hizo escala de camino a México, China detuvo a dos canadienses, el diplomático Michael Kovrig y el empresario Michael Spavor.

Ambos siguen en prisión en China y han sido acusados del robo de secretos de Estado.

Mientras que Meng vive con su familia en una de las dos mansiones que posee en Vancouver, Kovrig y Spavor se encuentra en aislamiento en diferentes prisiones desde el momento de su arresto y solo reciben ocasionalmente la visita de representantes consulares canadienses.

Además, China, que acusa a Canadá de violar los derechos humanos de Meng y que ha exigido la liberación de la hija del fundador de Huawei, ha dificultado las ventas en el país de productos clave canadienses, como colza y carne de porcino.

Entretanto, Canadá intentó primero conseguir la liberación de Kovrig y Spavor con discreción, pero ante la falta de resultados ha lanzado una campaña entre sus aliados para presionar a China lo que ha aumentado el tono beligerante de las autoridades chinas.

La decisión del Gobierno de Trudeau de abandonar los planes para firmar un acuerdo de libre comercio con China también tiene un alto valor simbólico: fue su padre, Pierre Trudeau (primer ministro entre 1968 y 1979, y entre 1980 y 1984), quien hace 50 años reanudó las relaciones diplomáticas con la República Popular de China.