EFESantiago de Chile

Chile anotó este domingo un nuevo récord diario de contagios de covid-19 por segundo día consecutivo tras sumar 9.454 infectados nuevos, que dejan el balance total en 1,87 millones de contagios.

Según información del Ministerio de Salud, "los nuevos casos confirmados aumentaron un 144 % con respecto a la semana anterior y un 249 % con respecto a los últimos 14 días", ante el avance de la variante ómicron que llegó en diciembre.

En la víspera, el país también anotó un máximo de infectados (9.284), una cifra incluso mayor a los peores momentos de la grave segunda ola que se extendió entre marzo y julio de 2021, que obligó a blindar las fronteras durante medio año y a confinar al 90 % de la población.

La pandemia se había mantenido bajo control desde entonces, con tasas de positividad muy bajas -en torno al 2 %- y contagios sobre el millar, pero en la última semana, los casos y la tasa de positividad en las pruebas PCR han subido drásticamente.

En las últimas 24 horas, la tasa nacional de positividad fue del 8,91 % -una de las más altas de los últimos meses- y se sumaron 18 fallecidos a causa del virus, que elevan la cifra total de muertes a 39.394.

Pese al avance de ómicron, la red hospitalaria todavía no se encuentra colapsada, aunque autoridades regionales del norte del país, han alertado sobre la saturación de algunos centros médicos.

En las últimas 24 horas, se contabilizaron 411 pacientes en unidades de cuidados intensivos (UCI) y más de 337 camas disponibles.

"La actual situación nos demuestra que las vacunas son efectivas y disminuyen los riesgos de enfermar gravemente y fallecer por el virus", enfatizó la subsecretaria de Salud, María Teresa Valenzuela.

Chile ha desplegado una de las campañas de vacunación más eficaces del mundo, que alcanza con el esquema completo a más del 92 % de la población (19 millones de habitantes) y ya ha administrado más de 11,8 millones terceras dosis.

Esta semana, el Gobierno inició la administración de cuartas dosis a personas inmunodeprimidas, que continuará en febrero con los mayores de 55 años.

La vacuna más usada es CoronaVac, del laboratorio chino Sinovac, aunque también se administran en menor medida Pfizer/BioNTech, AstraZeneca y Cansino.

El país disfruta todavía de amplias libertades en comparación con el inicio de la pandemia y no hay ningún municipio en cuarentena total, aunque se han restringido los aforos en decenas de ciudades.

Por ahora, las fronteras permanecen abiertas para residentes y para turistas vacunados, que pueden ingresar siguiendo estrictos protocolos a través del aeropuerto internacional ubicado en Santiago y varios puntos terrestres. EFE

pnm/rrt