EFESantiago de Chile

Chile registró este domingo 1.497 nuevos contagios y 39 fallecidos a causa del coronavirus, alcanzando un total de 540.640 personas diagnosticadas con la enfermedad y 15.069 decesos desde el inicio de la pandemia.

Según el Departamento de Estadísticas e Información de Salud del Ministerio de Salud, el país superó la barrera de los 20.000 fallecidos considerando casos confirmados y sospechosos.

Sumando ambos indicadores, la Región Metropolitana ha sido la más afectada, contalibilizando 13.125 personas fallecidas.

A la fecha, 698 personas se encuentran hospitalizadas en unidades de cuidados intensivos, 535 de ellas con apoyo de ventilación mecánica y 76 en estado crítico de salud.

Durante el día de ayer fueron informados 40.034 test PCR y más de cinco millones de exámenes se han analizado desde marzo.

El ministro de Salud, Enrique Paris, destacó la Búsqueda Activa de Casos, estrategia desplegada por el Gobierno para identificar a la población contagiada.

"Hemos realizado un esfuerzo enorme, en conjunto con los municipios, para salir a buscar los casos a través de operativos que se realizan en lugares estratégicos de determinadas comunas. Esto nos ha permitido que el 30 % de los casos nuevos se detecten gracias a estas búsquedas, lo que además, nos lleva a identificar a las personas que son asintomáticas, las que constituyen un 35 % de los casos notificados a nivel país", declaró.

Chile, que está bajo estado de excepción por catástrofe y con toque de queda hasta mediados de diciembre, registró entre mayo y junio el pico de la pandemia y desde julio se encuentra en pleno plan de apertura gradual de la economía.

La capital, durante meses el foco de la pandemia y donde la red hospitalaria estuvo a punto de colapsar, lleva desde agosto desconfinada y casi todos los negocios se encuentran funcionando en la mayoría de los barrios, aunque con restricciones de aforo y ciertas medidas sanitarias.

A partir del próximo lunes y tras ocho meses sin recibir turistas, Chile permitirá además la entrada de extranjeros de cualquier nacionalidad, una medida muy esperada por el afectado sector turístico y hotelero, que ha registrado pérdidas económicas millonarias.