EFESantiago de Chile

Más de 220 comunas de Chile -la división administrativa más pequeña del país- llevan a cabo este domingo una consulta ciudadana que busca recabar la opinión de sus vecinos sobre el proceso constituyente del país y las prioridades sociales a las que las autoridades deberían hacer frente.

La consulta la organiza cada comuna de manera individual con base en su ordenanza municipal, con la particularidad de que se realiza en todas al mismo tiempo de manera simultánea, entre las 9.00 y las 18.00 hora local (de 12.00 a 21.00 GMT), bajo la coordinación de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM).

Además de la votación presencial en las urnas de esta jornada, se habilitó el voto electrónico, que funciona desde la semana pasada.

Se puede votar a partir de los 14 años de edad, lo que conforma un censo de alrededor de los 13 millones de personas (de los 18 millones de habitantes que tiene Chile), informaron a Efe fuentes de la AChM. No obstante, la participación esperada es de entre 1 y 2 millones de personas.

Entre las más de 220 comunas que participan (del total de 346 que hay en el país) se encuentran casi todas las capitales regionales y provinciales, agregaron las mismas fuentes.

La iniciativa para realizar esta consulta surgió a raíz del estallido social que vive el país desde el pasado 18 de octubre con el objetivo de preguntar a la ciudadanía si quería una nueva Constitución.

Sin embargo, tras el acuerdo político alcanzado el pasado 15 de noviembre para realizar un plebiscito en abril de 2020 sobre la necesidad de redactar una nueva Carta Magna, esta consulta ciudadana, que en un primer momento estaba prevista para el 7 de diciembre, fue cancelada, aunque la AChM la volvió a reactivar y reagendar para este domingo añadiendo más temáticas.

Así, la consulta pone a disposición de los ciudadanos tres papeletas. Una pregunta al ciudadano si quiere que Chile tenga una nueva Constitución y con qué mecanismo se debería llegar a ella (convención mixta constitucional -formada por ciudadanos y parlamentarios- o convención constitucional -formada solo por ciudadanos-).

La segunda papeleta busca recabar cuáles son las tres demandas sociales que los ciudadanos consideran más importante, entre temas como Educación, Salud, pensiones, acceso a la vivienda, cuidado del medio ambiente, costo de los servicios básicos, etc.

La tercera papeleta consultará sobre temas locales de cada comuna y será diferente en cada una de ellas.

RESULTADOS NO VINCULANTES

"El objetivo es poder preguntarle directamente a la gente cuáles son los temas de interés público que hoy día están en la agenda y con eso tener un resultado, que si bien no es vinculante legalmente sea vinculante desde el punto de vista ético y político", dijo a Efe una fuente de la AChM.

Por tratarse de consultas municipales, no cuentan con el apoyo del Servicio Electoral de Chile (Servel) y será la Universidad de Santiago de Chile (USACH) la que se encargue del recuento de votos y del levantamiento de los resultados, una vez que se cierren las urnas.

CONSULTA LEGAL Y LEGÍTIMA

El requisito legal para que una Municipalidad pueda realizar una consulta a sus vecinos es que cuente con una ordenanza que la habilite para ello, independientemente de que esté consultado por temas de nivel nacional, dado que el resultado no es vinculante.

Carolina Garrido, coordinadora ejecutiva del Observatorio de Gobierno e Innovación Pública de la Universidad Diego Portales, agregó además que la consulta cuenta con toda la legitimidad de ser una consulta que los alcaldes hacen bajo las atribuciones que ellos tienen para consultar a sus vecinos en un contexto de protestas sociales.

"Hay que entender esta consulta en el contexto en que se dio: surge en el momento más álgido de las manifestaciones, es una respuesta a eso, cuando todavía no había acuerdo por la nueva Constitución y las Municipalidades se organizaron para tratar de dar una respuesta", comentó Garrido a Efe.

Además, la experta resaltó que lo importante de la consulta es que no está centrada únicamente en proceso constituyente, sino que también hace preguntas respecto a las prioridades de la ciudadanía en materia social y de los asuntos que impactan en su comuna a nivel local.

PROBLEMAS EN EL PADRÓN Y EN RECUENTO DE VOTOS

El hecho de no contar con el apoyo del Servel hace que el padrón para esta consulta sea el publicado para las últimas elecciones generales, el de 2017, lo que presenta un problema de desactualización de datos.

Además, no se han unificado las papeletas, por lo que la formulación de las preguntas, aun en aquellas referidas al proceso constituyente y a los temas de agenda social, es diferente en cada comuna, lo que dificultará el escrutinio de los resultados.

"Puede que haya algunas preguntas sesgadas al no estar todo supervisado por el Servel y me atrevería decir que va a haber problemas con el voto electrónico, pero no sabemos qué tan generalizado va a ser el problema. Esperemos que la AChM haya tomado los resguardos posibles para evitar estos problemas, sobre todo para contabilizar los resultados", dijo Garrido.