EFESan Juan

Cientos de personas se manifiestan ante las puertas de La Fortaleza, sede del Ejecutivo puertorriqueño, para pedir la destitución del gobernador de la isla caribeña, Ricardo Rosselló, por el chat en el que participó junto a miembros de su equipo en insultos y burlas a personajes de la vida pública.

La concentración, de momento, se mantiene tranquila con personas portando pancartas pidiendo la dimisión de Rosselló, aunque tras los duros enfrentamientos de la noche del lunes el ambiente que se respira es de tregua a la espera de la manifestación del miércoles, a la que han convocado algunos de los artistas más emblemáticos de Puerto Rico.

El cantante Daddy Yankee anunció este martes que se suma a la "protesta pacífica" contra el gobernador de la isla uniéndose al reclamo del cantante boricua Bad Bunny y el rapero René Pérez Joglar "Residente", que anunciaron que el miércoles estarán en Puerto Rico durante las protestas.

"Ricky -como se conoce coloquialmente al gobernador- renuncia", coreaban algunos de los manifestantes, que en circulo agitaban pancartas contra Rosselló, que este martes, de nuevo, ahora en conferencia de prensa, aseguró que se mantendrá en el cargo a pesar de que asociaciones, sindicatos, oposición e, incluso, compañeros han pedido que deje el puesto.

El movimiento en el interior de La Fortaleza era intenso a última hora de la tarde con agentes antidisturbios movilizados ante la amenaza de que puedan repetirse durante la noche escenas de violencia como las del lunes.

Miles de personas se agolparon la noche del lunes ante las entradas de La Fortaleza, según el comisionado de la Policía de Puerto Rico, Henry Escalera, y lanzaron a los agentes de las fuerzas del orden piedras, adoquines y gases lacrimógenos de fabricación casera.

La Policía, finalmente, utilizó gas pimienta para dispersar a los manifestantes, lo que dio lugar a carreras, el destrozo de material urbano y la quema de contenedores, además de detenidos y agentes heridos.

Los bomberos han pedido que no se vuelvan a registrar incidentes como los del lunes, ya que hay conductos de gas que corren por debajo del pavimento de las calles de El Viejo San Juan, lo que supone que hay riesgo real de explosiones.

Además, muchas viviendas del casco histórico tienen barandillas de madera de fácil combustión.

Negocios del área optaron por cerrar este día sus puertas o adelantar la hora del final de actividades ante el temor de que sus instalaciones sufran daños.

Las paredes de tiendas y edificios mostraban esta mañana pintadas con alusiones a la dimisión de Rosselló.

La directora ejecutiva de la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR), Carla Campos, informó a través de su cuenta en Twitter que el crucero Empress of the Seas de la compañía Royal Caribbean tenía pautada su llegada a San Juan este martes con 1.840 pasajeros a bordo, lo que fue cancelado por motivos de seguridad.

El secretario de la Gobernación de Puerto Rico, Ricardo Llerandi, advirtió en conferencia de prensa de las graves consecuencias para la economía de las protestas de estos días para exigir la destitución del gobernador.