EFEBogotá

Cada país de América Latina acude a la XXVII Cumbre Iberoamericana de Andorra de este miércoles con una agenda propia pero con una serie de problemas comunes. La pandemia ha agudizado una crisis generalizada que, aunque ya estaba en el horizonte desde las movilizaciones de 2019 en la región, se ha visto acelerada con la llegada de la covid.

Pese a las grandes diferencias geográficas, políticas y económicas, Latinoamérica en su conjunto muestra puntos en común a tener en cuenta. Estas son cinco de sus claves:

1. Covid y falta de vacunas

América Latina es una de las regiones más devastadas por la covid. Más de 27 millones de contagios y más de 800.0000 muertos a mediados de abril de 2021, según la OMS. Con poco más del 8 por ciento de la población del planeta tiene casi el 20 % de contagiados y casi el 30 % de los fallecidos.

La llegada de las vacunas ha sido una esperanza volátil en la mayoría de los casos. Solo Chile y Uruguay -67 y 36 %, respectivamente -, tienen un ritmo sólido de vacunación. Del resto de los países, pocos alcanzan el 15 por ciento y algunos como Cuba y Haití no han empezado.

2. Economía y pobreza

En 2020, la economía mundial cayó un 4,3%. En América Latina y el Caribe el PIB regional disminuyó cerca del 8% en ese mismo año, según la CEPAL. Las perspectivas del FMI presentadas la semana pasada muestran un poco de optimismo: la región crecerá en 2021 a un ritmo del 4.6 % aunque la persistencia de la crisis sanitaria en muchos países “ensombrece las perspectivas a corto plazo”.

Volviendo a los datos de la CEPAL, como consecuencia de la fuerte recesión económica de la región, la tasa de pobreza alcanzó el 33,7 % de la población, lo que supone 22 millones más de personas pobres.

Entretanto, el FMI concluye que la renta per cápita en América Latina no recuperará su nivel prepandémico hasta 2024.

3. Política y sorpresas

En una región caracterizada por líderes con fuerte personalidad, la crisis pandémica es un buen caldo de cultivo para soluciones inesperadas. Así lo han puesto de manifiesto algunos resultados en las elecciones que se ha celebrado este año. Tanto es así que en Ecuador ganó Guillermo Lasso frente al favorito candidato correísta o en Perú, donde un sindicalista de ultraizquierda desconocido va a la segunda vuelta rompiendo todos los pronósticos.

Ya entrando el año, la oferta electoral se multiplica. Plebiscito en Chile, elecciones de medio mandato en México y Argentina y comicios presidenciales en Honduras y Nicaragua.

De fondo, la posición sobre Venezuela sigue siendo la clave de la división general del continente.

4. Mujer sin cuerpo

El informe anual del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA, en inglés). presentado la pasada semana es contundente: el 26 % de las mujeres de América Latina y el Caribe entre los 15 y los 49 años no pueden decidir sobre su propio cuerpo. Y esto se refleja en acciones comunes cómo usar anticonceptivos o en la posibilidad de negarse a tener relaciones sexuales.

Embarazo adolescente (61 niñas de 15 a 19 años por cada 1.000) y el matrimonio infantil son otras de las lacras de la región.

La irrupción de la covid ha disminuido, además, el poder de decisión de las mujeres que han reducido más la autonomía y ha creado nuevas barreras en el acceso a la salud, según la UNFPA.

5. Medio Ambiente

La riqueza medioambiental de Latinoamérica y el Caribe pierde terreno a medida que la urbanización sin control, la explotación ganadera masiva y la minería ilegal ganan terreno.

Según el reciente informe de Global Forest Watch, entre los países del mundo más afectados por la desforestación, cinco de ellos están en América Latina.

Brasil encabeza la clasificación que más bosques primarios perdieron durante 2020. Bolivia, en tercer lugar; Perú, quinto; Colombia, sexto y México en el décimo son las naciones que encabezan la lista que achaca a la depredación de las materias primas como causa fundamental de esta pérdida de riqueza natural.

Juan Carlos Gómez