EFELa Habana

Cuba cerró este domingo el tradicional ejercicio "Meteroro" que cada año actualiza la preparación del país caribeño para encarar y reducir el impacto de ciclones, sismos, incendios, epidemias y otras emergencias provocadas por eventos meteorológicos, tecnológicos o accidentes.

El ejercicio de dos días, coordinado por la Defensa Civil Nacional, involucró a la población y otros organismos estatales con el objetivo de comprobar las acciones de respuesta y el sistema de comunicaciones.

En el "Meteoro" participaron fuerzas especializadas del Cuerpo de Bomberos, la Policía Nacional, personal de los servicios de urgencia médica, las Fuerzas Armadas, y autoridades del Gobierno.

Las acciones en las 15 provincias cubanas incluyeron, este fin de semana, el seguimiento y puntualización del estado de los planes orientados por la Defensa Civil Nacional para proteger vidas humanas y recursos materiales por el riesgo de catástrofes de diverso tipo, según reportes divulgados por los medios estatales.

En La Habana, el presidente Miguel Díaz-Canel visitó junto a altas autoridades del gobierno centros claves de la economía estatal como la refinería de petróleo "Ñico López" y la Empresa Cubana de Gas, donde sus respectivos directivos explicaron las medidas previstas para un posible derrame de hidrocarburos o escape de gas.

Díaz-Canel, quien preside el Consejo de Defensa Nacional, presenció un simulacro de las acciones preparadas para ejecutar en caso de una situación de desastre en ambas entidades habaneras.

Además se conocieron detalles del pronóstico de comportamiento de la cercana temporada de ciclones -del 1 de junio hasta el 30 de noviembre- que los meteorólogos vaticinan "muy activa" con la previsión de que se formen nueve huracanes en el área del Caribe y el Golfo de México.

De acuerdo con el pronóstico del Instituto de Meteorología local, este año existe un 60 % de probabilidades de que Cuba resulte afectada por un huracán y un 85 % en el caso de un ciclón tropical.

Sobre la posibilidad de la ocurrencia de un terremoto, los especialistas han explicado que la zona oriental cubana es la de mayor peligro, aunque en todo el país hay información de actividad sísmica, que entre enero y mayo de este año ha registrado 3 eventos perceptibles.

Durante el ejercicio se realizaron acciones de limpieza de alcantarillados, simulaciones de incendios, de evacuaciones y salvamento de personas para estos casos o en situaciones de peligro debido a ciclones, inundaciones y sismos.

Este sábado, primera jornada del "Meteoro", las actividades se enfocaron en asegurar las medidas de protección de vidas humanas y recursos materiales y de la economía, así como en las respuestas a eventos como la severa sequía que afecta el país y provoca incendios forestales.

Este adiestramiento anual se realiza desde 1986, inicialmente solo centrado en los ciclones, pero desde mediados de los años noventa se generalizó a otros eventos meteorológicos y también incluye la preparación ante epidemias y accidentes industriales.