EFELa Habana

Cuba batió su máximo de casos positivos de covid-19 diagnosticados en una jornada al anunciar este domingo 650 nuevos contagios, la cifra más alta desde el comienzo de la pandemia, con lo que acumula 18.151 confirmados, según el recuento diario del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Al nuevo récord de la víspera se suman cuatro personas fallecidas y alcanzan 17 las muertes por el coronavirus desde el lunes último, para una cifra total de 170 decesos desde marzo.

Desde hace varias semanas se han disparado los nuevos casos positivos en Cuba, que desde el lunes ha marcado cuatro registros por encima de 500, lo que ha provocado el retroceso de varias provincias en la desescalada y el reforzamiento de las medidas para contener el rebrote.

El país contabiliza actualmente 4.773 pacientes ingresados activos con la covid, otro de los récords registrados a causa del actual rebrote. De ellos, 46 enfermos están recluidos en salas de terapia intensiva, 11 están reportados en estado crítico y 35 graves.

También se incluyen cinco niños que presentan una evolución estable, según refirió el director de Epidemiología del Minsap, Francisco Durán, en su comparecencia diaria televisada.

La provincia de Guantánamo detectó ayer 206 nuevas infecciones, el mayor número en un día en ese territorio oriental, que en este momento tiene la mayor tasa de incidencia y de transmisión de la enfermedad en el país.

Las últimas infecciones detectadas a través de 10.946 muestras de PCR estudiadas están dispersas en trece de las quince provincias cubanas junto al municipio especial Isla de la Juventud, y entre las más afectadas se encuentran La Habana, con 153 casos, Santiago de Cuba (68), Cienfuegos (63) y Matanzas (46).

Las autoridades cubanas atribuyen la tercera ola de contagios a las indisciplinas de viajeros y sus familiares en el cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias tras la reapertura de los aeropuertos a mediados de octubre, y especialmente durante las celebraciones de finales de 2020.

La Habana retornó el pasado lunes a la fase cero (epidémica) o de "trasmisión autóctona limitada" con la aplicación de medidas más restrictivas como la suspensión de clases, el cierre de establecimientos de servicios, limitaciones al transporte público en horario nocturno y la imposición de multas a los infractores.

Durante la semana se sumaron a esa situación las provincias de Matanzas, Guantánamo y Santiago de Cuba, que tienen un elevado crecimiento de las infecciones.

Mientras, se mantiene el uso obligatorio de la mascarilla y a los viajeros internacionales se les exige una prueba PCR negativa realizada 72 horas antes de su arribo a la isla, a la que se sumará una muestra tomada en el aeropuerto y su aislamiento estricto hasta conocer el resultado. En el caso de los residentes, requieren otro examen al quinto día de su llegada al país caribeño.