EFEBogotá

La Defensoría del Pueblo ha recibido el reporte de 42 muertos durante las protestas contra el Gobierno colombiano que completan 14 días en el país, según informó este martes en un documento en el que también recogió que 168 personas dadas como desaparecidas continúan sin ser localizadas.

De las 42 víctimas mortales de las que tiene conocimiento la institución, 41 corresponden a civiles y una más a un agente de la fuerza pública.

Hasta el viernes de la semana pasada, la Fiscalía y la Defensoría habían confirmado la muerte de 27 personas durante las jornadas reivindicativas, de las cuales 11 están ligadas directamente con las protestas, 7 están "en verificación" y hay 9 que no tienen relación con las movilizaciones.

Por una de las peores crisis sociales y políticas que ha vivido el país, varias organizaciones colombianas lanzaron hoy un llamado de auxilio a la comunidad internacional y denunciaron los excesos de la fuerza pública cometidos desde el pasado 28 de abril, cuando comenzaron las movilizaciones.

Según los registros de la ONG Temblores, durante las protestas han ocurrido 40 casos de víctimas de "violencia homicida" por parte de la fuerza pública y al menos 1.956 casos de violencia física, que incluyen 28 agresiones oculares, así como 12 casos de violencia sexual.

Ante esas denuncias, el alto comisionado para la paz del país, Miguel Ceballos, dijo hoy que "habrá cero tolerancia a cualquier violación de la Constitución y de la ley" por parte de "funcionarios públicos y también de la fuerza pública".

Además anunció que el Gobierno está dispuesto a comenzar un ciclo de conversaciones permanentes con el Comité Nacional de Paro, convocante principal de las huelgas, luego de que el primer encuentro de este lunes terminara sin acuerdos, según los voceros de las protestas, porque "no hubo empatía del Gobierno", que evitó "totalmente la palabra negociación".

VÍCTIMAS DE CIVILES Y DE LA FUERZA PÚBLICA

Varios agentes de la Policía han sido acusados por la muerte de algunas de las víctimas, lo que el Gobierno se ha comprometido a investigar de manera independiente para que no haya impunidad.

En ese sentido, la Inspección de la Policía Nacional comenzaron 62 investigaciones disciplinarias en la institución por las que fueron detenidos tres uniformados vinculados a la muerte de dos jóvenes baleados durante protestas pacíficas, mientras que la Fiscalía imputará a varios oficiales por los homicidios de otros tres civiles.

Durante las protestas además fue asesinado a cuchilladas por delincuentes el capitán de la Policía Jesús Alberto Solano en Soacha, localidad aledaña a Bogotá.

También ha habido víctimas de civiles supuestamente opuestos al vandalismo que intimidan a los manifestantes y los atacan a tiros desde vehículos de alta gama, como ocurrió con Lucas Villa, un estudiante de 37 años que falleció hoy luego de recibir ocho disparos el pasado miércoles en la ciudad de Pereira (oeste).

Mientras en las calles siguen, con menor intensidad, los disturbios, sobre todo en la ciudad de Cali, los sindicatos y organizaciones que están detrás de la organización del paro nacional del 28 de abril volvieron a convocar una jornada de huelga para este miércoles.