EFEBrasilia

El presidente colombiano, Iván Duque, fue recibido este martes en Brasilia por su homólogo Jair Bolsonaro y le imprimió a su visita a Brasil un fuerte contenido económico y ambiental, que al menos en público relegó por completo los asuntos políticos.

En su único pronunciamiento frente a los periodistas, Bolsonaro y Duque pasaron de puntillas sobre diversas cuestiones de la coyuntura regional, como la crisis venezolana, que preocupa a ambos Gobiernos y fue discutida en privado, según fuentes consultadas por Efe.

Duque pareció marcar el tono de los discursos, moderados en lo político y enfáticos en la necesidad de promover una recuperación del intercambio comercial y de los procesos económicos afectados por el impacto de la pandemia de covid-19, que aún no ha sido totalmente superada pero comienza a perder fuerza en ambos países.

El mandatario colombiano subrayó que las relaciones de su país con Brasil "están en el punto más alto al que históricamente han llegado" y que existe una "gran relación comercial" y un volumen de inversión mutua que ambos Gobiernos pretenden fortalecer.

Destacó además que, este lunes, se reunió en Sao Paulo con "más de 60 empresarios" brasileños y que escuchó "compromisos de invertir más de 1.400 millones de dólares" en la economía colombiana.

"Estamos viendo las inversiones colombianas en Brasil también creciendo", dijo Duque, quien manifestó el deseo de ambos Gobiernos de que esos movimientos se den en "sentido inverso", para consolidar una relación que "sea de gana y gana".

LA META DE LLEGAR A LA COP26 UNIDOS POR LA AMAZONÍA

"Tenemos un propósito muy loable", que es "la conservación de nuestra querida Amazonía", un "territorio muy valioso" que tanto Brasil como Colombia cuidan "dentro" de sus propias "soberanías", declaró Duque.

El mandatario subrayó que Colombia y Brasil han "avanzado mucho" en el combate a los delitos medioambientales y "comparten la idea de llevar a Glasgow", ciudad escocesa que en noviembre próximo acogerá la próxima cumbre de la ONU sobre clima (COP26), "un mensaje inequívoco" respecto a la "protección de ese territorio".

Según Duque, en la COP26 Colombia presentará su determinación de "trabajar por la transición energética" y alcanzar la neutralidad de carbono, unos objetivos que Bolsonaro dijo compartir, pese a sus agresivas políticas para el desarrollo económico del mayor pulmón vegetal del planeta.

"Llegaremos unidos para tratar asuntos importantes de nuestra querida Amazonía", declaró Bolsonaro en referencia a la COP26, pese que sus políticas hacia el medioambiente difieren en mucho de las promovidas por Duque, reconocidas por su combate a la deforestación ilegal, que en Brasil ha avanzado sin cesar en los últimos años.

LA "PREOCUPACIÓN" DE BOLSONARO CON LAS FARC Y LA SEGURIDAD

Aún así, al aludir a la región amazónica, el mandatario brasileño puso más énfasis en los asuntos de seguridad fronteriza y regional.

"Las FARC nos preocupan y no solamente en Colombia", declaró el líder de la ultraderecha brasileña, en alusión a grupos disidentes de esa antigua guerrilla que todavía operan en algunas zonas del país vecino.

Esa preocupación pareció ser mutua e incluso se reflejó en los acuerdos firmados durante la visita de Duque, en su mayor parte sobre asuntos de salud, económicos y ambientales y con uno de ellos centrado específicamente en temas de defensa y seguridad fronteriza.

En ese marco, Bolsonaro destacó además que Duque le comentó su "interés en renovar la flota de aviones de entrenamiento" de la Fuerza Aérea Colombiana, en especial con los aparatos Súper Tucanos, desarrollados por la empresa brasileña Embraer.

Eduardo Davis