EFENaciones Unidas

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, defendió hoy en la ONU el principio de "ciudadanía universal y libre movilidad", y apoyó los esfuerzos para alcanzar un pacto global para proteger a la migración.

"Cerrar las fronteras no es la solución. Nunca lo ha sido en la historia de la humanidad", afirmó el gobernante ecuatoriano, que hoy se estrenó en el debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU.

Moreno, que asumió la Presidencia de Ecuador el 24 de mayo de este año, recordó que el mundo cada día está más interconectado "y el derecho a la libre movilidad no puede ser sólo para el capital y las mercancías".

"La movilidad humana enriquece a los pueblos y contribuye a combatir toda forma de discriminación y xenofobia", insistió el gobernante ecuatoriano.

Moreno, que accedió a la principal tribuna de la ONU gracias a una rampa y una plataforma colocadas para que pudiera acceder en su silla de ruedas, destacó ese gesto como una señal de que el mundo ha avanzado "para alcanzar la inclusión y la accesibilidad".

"Sin embargo, como sociedad, tenemos aún deudas pendientes con mil millones de personas con discapacidad en el mundo", añadió.

En su discurso, el presidente ecuatoriano pidió fomentar el diálogo en la comunidad mundial para fomentar la paz, frente a quienes promueven "guerras y bloqueos a estados y pueblos", como el embargo que sufre Cuba.

"Llamamos al diálogo como mecanismo para resolver las diferencias en todas las regiones del mundo, siempre respetando el derecho internacional", afirmó Moreno.

"El militarismo no es la respuesta. Sólo trae sufrimiento, dolor y muerte", agregó.