EFEQuito

El ministro de Economía de Ecuador, Carlos de la Torre, defendió hoy que "el sector privado debe hacerse cargo de la economía nacional" para reflotarla y dijo que las nuevas medidas fiscales aprobadas por el Gobierno generarán al Estado ingresos adicionales por unos 1.700 millones de dólares.

De la Torre compareció hoy ante los medios de comunicación para explicar el programa económico anunciado el miércoles por el presidente Lenín Moreno, traduciendo junto a otros directivos de instituciones fiscales bajo su responsabilidad las líneas generales del nuevo paquete fiscal.

"Los ingresos brutos globales que generará serán de unos 1.900 millones de dólares, y el 'sacrificio' -lo que se dejará de recaudar- unos 300 millones", dijo el ministro al ser consultado por el equilibrio fiscal de las nuevas medidas.

Los ingresos diferenciales serán destinados a proyectos sociales con base en un sistema fiscal cuyos criterios serán los de "inclusión", "equidad", "redistribución" y "solidaridad", apuntó.

El programa anunciado el miércoles por Lenín Moreno, largamente esperado, contempla herramientas para dinamizar la economía a través de los dos sectores que más empleo generan en el alicaído mercado ecuatoriano: el rural (30% de la mano de obra activa) y las micro y pequeñas empresas, que se verán aligeradas de carga tributaria.

A la par, el Gobierno elevará el impuesto de sociedades a 25 por ciento -hasta ahora la base sin incentivos es de 22-, lo que sin embargo afectará a un muy pequeño porcentaje de empresas, porque quedan exentas las que tienen utilidades inferiores a 300.000 dólares.

También se verán afectadas aquellas personas que ganen más de 3.000 dólares al mes, que verán gravado su hasta ahora exento décimo tercer sueldo.

"¡No hay paquetazo!", aseguró en el mismo encuentro Mauro Andino, director General del Servicio Nacional de Aduanas de Ecuador (SENAE), al referirse al sistema de medidas fiscales que se aplicaba en el pasado, de carácter generalizado y que por tanto afectaban a las capas más vulnerables.

Explicó que las medidas no afectan ni al precio de la gasolina ni a ninguno de los servicios básicos, y que no se tocan el IVA ni ningún otro impuesto de aplicación general.

Andino señaló que la nueva política del Gobierno se guiará por tres objetivos generales: la defensa del empleo, afianzar la dolarización que entró en vigor en 2000, y la lucha contra el contrabando y la evasión.

Como responsable de estos dos "males", Andino tejió con cifras un fenómeno ampliamente expandido por el país y que genera una defraudación por valor de 12.000 millones de dólares.

"El 70 por ciento de los productos que llegan es declarado (en Aduana) con un valor de entre 1 y 5 centavos (de dólar)", reveló.

Y advirtió que esta "subfacturación" supone pérdidas en impuestos para el país de 2.000 millones de dólares anuales, porque el producto llega además al mercado con su precio real.

"Alguien nos está defraudando a todos (...) y genera una ganancia que no es de él", subrayó al recordar la "declaración de guerra" de Ecuador "al contrabando y la evasión".

Un fenómeno que se traduce -dijo- en la pérdida de empleo porque a nadie le vale la pena abrir una fábrica en el país en condiciones de lo que calificó como "competencia desleal".

Como medida disuasoria planteó la posibilidad de que el Estado adquiera al importador aquellos cargamentos que entren con valoraciones falsas, para después rematarlos en subasta y quedarse con la diferencia.

En cualquier caso, el Gobierno está de acuerdo en que la economía debe volver, tras años de notorio control por el Estado, al sector privado con el fin de que se dinamicen los motores de crecimiento.

"El sector privado debe hacerse cargo de la economía nacional (para reflotarla)", manifestó el ministro De la Torre.

Así lo explicó también el director del Servicio de Rentas Internas (agencia de recaudación tributaria), Leonardo Orlando, quien insistió en que las reformas que serán aplicadas son "medidas de estímulo" en materia fiscal destinadas a dinamizar la economía, en particular al sector de las microempresas.

Puso como dato la "exoneración de dos años al impuesto a la renta desde la creación" de las empresas y que el 82% de las sociedades quedarán eximidas del anticipo de dicho tributo.

Orlando argumentó que estos estímulos beneficiarán a estos emprendimientos y les permitirá desarrollarse en un entorno más fácil, con lo que se espera empezar a generar empleo y desarrollo.

Elías L. Benarroch