EFEQuito

Ecuador sumó 622 nuevos contagios de coronavirus en las últimas 24 horas y alcanzó los 42.728 casos positivos de COVID-19, mientras que la cifra de muertos creció en 16, hasta los 3.608 fallecidos, según la última estadística oficial difundida este sábado.

Además, la cifra de "fallecidos probables" se situó este sábado en 2.429, que corresponde a decesos de personas que presentaban síntomas asociados al coronavirus, pero sobre los cuales no se dispone aún de la confirmación forense.

La estadística oficial difundida por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE), encargado de llevar adelante las acciones para encarar la pandemia en el país, precisa que la cifra de personas recuperadas de la enfermedad llega a 4.250 y que 4.912 han recibido el alta hospitalaria.

Por regiones, la provincia costera de Guayas, cuya capital es Guayaquil, es la más afectada del país, con el 42,5 por ciento del total de casos positivos en el país.

En Guayas, según la estadística, la cifra de casos confirmados de COVID-19 llegó este sábado a 14.362, 36 más que la víspera, cuando se situó en 14.326; mientras que el número de muertos subió en siete, hasta los 1.468.

Detrás de Guayas se ubica la provincia andina de Pichincha, cuya capital es Quito, con el 13,3 por ciento del total de contagios a nivel nacional.

El número de casos positivos en Pichincha alcanzó hoy los 4.478, 103 más que la víspera, cuando se ubicó en 4.375, precisa la estadística del COE, mientras que la cifra de muertos llegó a 326, dos más que el viernes.

En un tercer lugar aparece la provincia costera de Manabí, con el 8,4 por ciento del contagio nacional, ya que el número de pacientes positivos y confirmados llegó a 2.821.

Sin embargo, Manabí supera a Pichincha en cuanto al número de fallecidos, pues ese rubro alcanzó este sábado los 486 decesos, dos más que la víspera.

Ecuador se encuentra en un proceso de cambio de fase de la estrategia epidemiológica para encarar la pandemia del COVID-19 y pasar del aislamiento masivo al distanciamiento físico, con el levantamiento paulatino y coordinado de las restricciones que entraron en vigor con el estado de excepción el pasado 16 de marzo.

La capital, Quito, inició el miércoles una nueva etapa de desescalada de la cuarentena y pasó del color rojo al amarillo en el denominado semáforo epidemiológico, lo que se ha traducido en la reanudación del transporte público.

Además, una reducción en el horario del toque de queda que ahora inicia a las 21.00 horas y termina las 05.00, y mayor actividad comercial y laboral que se ha visto en las calles de la urbe, habitada por unos tres millones de personas.