EFEWashington

La Casa Blanca insistió este martes en la necesidad de dejar que la diplomacia trabaje de manera "silenciosa" e "intensiva" para lograr el "fin de la violencia", en medio de la escalada bélica entre Israel y los palestinos en Gaza, que se prolonga ya por más de una semana.

A bordo del avión presidencial, donde acompaña al presidente Joe Biden en un viaje a Detroit (Michigan), la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, señaló a los periodistas que el objetivo del mandatario estadounidense "es ver el fin de la violencia sobre el terreno, el fin del sufrimiento de israelíes y palestinos".

"Nuestro foco y nuestra estrategia es trabajar a través una diplomacia silenciosa e intensiva. Y (el presidente Biden) tiene la experiencia suficiente para saber que la mejor manera de zanjar un conflicto internacional habitualmente es no debatirlo en público", agregó Psaki.

La escalada bélica entre ambas partes ha dejado ya más de 210 palestinos fallecidos en Gaza, mientras que en Israel los muertos son 12, coincidiendo con la novena jornada de intercambio de fuego en la zona.

Este lunes fue la primera vez que Biden se posicionó públicamente a favor de un alto el fuego después de haber recibido la presión de sus correligionarios del Partido Demócrata y de otros países para que juegue un papel más activo en la crisis en Oriente Medio.

Biden respaldó un alto el fuego, según un comunicado, en una llamada con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en la que también expresó su "apoyo firme" al derecho de Israel a defenderse y condenó los ataques con cohetes "indiscriminados" del grupo islamista palestino Hamás, que gobierna de facto en Gaza desde 2007.

Aun así, EE.UU. bloqueó este lunes por tercera vez una propuesta de declaración del Consejo de Seguridad de la ONU para pedir un cese de la violencia.

Washington, el mayor aliado de Israel, cree que esa declaración de la ONU no sería útil para rebajar la tensión, ya que hay otras iniciativas diplomáticas en marcha para frenar los combates.