EFEBuenos Aires

Un 48,1 % de los niños que residen en zonas urbanas de Argentina son pobres y, de ellos, un 10,2 % se encuentra en situación de indigencia, a lo que se une que un 8,5 % pasó hambre en 2017, según un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) al que Efe tuvo acceso hoy.

Un 28,1 % de los menores de edad cuenta con alguna necesidad básica insatisfecha y un 17,6 % sufrió déficit alimentario el pasado año, revela el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la UCA.

En ese sentido, muestra el aumento constante que registró la asistencia a comedores infantiles desde 2010 y que llevó a uno de cada tres chicos a acudir a uno en 2017.

El informe también apunta que el 51,3 % de niños y adolescentes reside en barrios "nocivos" por la contaminación ambiental, un riesgo que se eleva al 75,7 % en las villas y asentamientos precarios de grandes áreas metropolitanas, por lo que se trata de un "problema crucial de las infancias" en los alrededores de Buenos Aires.

En paralelo, uno de cada cuatro niños de zonas urbanas del país reside en una vivienda precaria, un 22,5 % se encuentra en condiciones de hacinamiento y un 46,2 % enfrenta "carencias en el espacio del saneamiento".

En el ámbito educativo, el 76 % de los alumnos de primaria y secundaria acude a un colegio público y, en ese último índice, el déficit educativo "es muy elevado" y afectó en 2017 al 36,8 % de los adolescentes, según la UCA.

Casi la mitad de los estudiantes de primaria carecen de "ofertas en el espacio de las nuevas tecnologías", a lo que se une que un alumno de la escuela estatal tiene 3,5 veces menos probabilidades de acceder a ellas que sus compañeros de centros privados.

"Este tipo de injusticias se reproducen en el interior de las escuelas estatales y son claramente regresivas para los chicos/as más vulnerables", apunta el estudio.

Por otro lado, se estima que en 2017 el 11,8 % de los niños de entre 5 y 17 años realizaron "de modo intensivo" algún trabajo en el mercado (7,9 %) o en el espacio doméstico (5,3 % en el espacio doméstico), siendo a este último más propensas las mujeres y al primero, los hombres.

Por último, el informe señala que los menores ubicados en el "estrato trabajador marginal" tienen casi tres veces más probabilidades de trabajar que quienes pertenecen a un "estrato medio profesional".

El estudio se basa en una muestra de 5.455 niños que residen en hogares de 17 aglomerados urbanos del país suramericano con más de 80.000 habitantes.