EFELima

Perú duplicó su inversión para combatir la violencia contra las mujeres, pero aún hay un limitado monitoreo de las acciones en esa lucha, según un informe presentado este lunes en Lima por el Banco Mundial (BM).

Uno de los mayores avances de Perú es el incremento de la inversión para combatir la violencia contra la mujer respecto al año pasado, indica el informe presentado por María Eugenia Dávalos, economista senior del BM.

De acuerdo con el documento, dos tercios de la inversión, que para este año asciende a 135 millones de dólares, se destinan a atención y protección, servicios legales y judiciales dirigidos a mujeres adultas.

Este año hay un conjunto de instituciones públicas y ministerios involucrados en 95 acciones o programas dirigidos a la atención y prevención, encabezados por el ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

De acuerdo con los datos del BM, alrededor del 29 % de las mujeres que sufren violencia acude a una institución a denunciar a sus maltratadores, pero el resto considera que "no es necesario", tiene vergüenza o no sabe a dónde acudir.

"En el ultimo trimestre hemos superado las 70.000 denuncias" de violencia contra la mujer, aunque "al cierre de mayo estábamos en sesenta" casos de feminicidio, explicó a Efe la ministra de la Mujer, Gloria Montenegro.

Montenegro, que participó en un panel para comentar el informe, resaltó que con la creación de los Centros de Emergencia Mujer (CEM), en las comisarías y otras entidades oficiales, se ha incrementado el número de denuncias de maltrato.

"Mujeres que antes se quedaban calladas, mujeres que veían esto como un hecho normal, o mamás que les decían a sus hijas: 'cállate así es, yo he pasado lo mismo, tienes que cuidar a tus hijos, que tu hogar no se divida', eso ha cambiado", expresó.

"Lo sentimos no solo por la cantidad de denuncias, sino que los niños ahora también hablan", agregó.

"Esperamos que con todas las medidas y esta articulación que se está viendo, eso (la violencia) comience a decaer en algún momento", afirmó.

El análisis del Banco Mundial también reveló que solo 13 % de las jóvenes busca ayuda, lo cual fue interpretado por Montenegro como una desconfianza en el sistema de justicia y además porque "prefieren pasar de una relación a otra, sin darle importancia a lo anterior (..) dando por hecho que es una cultura normal".

Además, la ministra coincidió con el BM en que "falta inversión en la cultura de qué sigue, cómo emprender, cómo darle autonomía económica a la mujer para que no regrese con el agresor, que es uno de los problemas más graves".

El informe fue comentado también por el presidente de Perú, Martín Vizcarra, quien declaró que la violencia contra la mujer "es un tema estructural profundo, que no se va a solucionar de la noche a la mañana",  aunque señaló que si se entra en "una verdadera prevención" pueden "disminuirla de una manera significativa".

"El esfuerzo nuestro es absolutamente insuficiente si no logramos el involucramiento de las autoridades regionales y municipales, porque no vamos a poder llegar a todo el territorio, como sí los municipios y gobiernos regionales", añadió.

"Tenemos que empoderar también a las mujeres y hacer un esfuerzo por una reforma política para que pueda haber más presencia de mujeres en el nivel de autoridades", pues solo un 4 % de los 2.000 alcaldes son mujeres actualmente en Perú, indicó.

El estudio del BM recomendó fortalecer la inversión en servicios que se complementen con metas multisectoriales a largo plazo y con monitoreo riguroso, además de la promoción de un enfoque multicomponente, con varias estrategias y dirigidas tanto a hombres como a mujeres, de todas las edades.