EFEWashington

Los ministros de finanzas y los gobernadores de los bancos centrales de los países del G20 se comprometieron este miércoles en Washington a no retirar "prematuramente" las medidas de ayuda ante la pandemia mientras no esté garantizada la estabilidad económica.

En un comunicado conjunto hecho público tras su reunión de esta tarde en la capital estadounidense, donde se celebra esta semana la asamblea del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, los ministros económicos del G20 recalcaron además que seguirán vigilantes a la evolución de los precios.

"Continuaremos sosteniendo la recuperación y evitando cualquier retirada prematura de las ayudas", señalaron en el comunicado, que también habla del compromiso de "preservar la estabilidad financiera y la sostenibilidad fiscal a largo plazo" para salvaguardar estas economías de los riesgos de caída y de los "efectos colaterales negativos".

Así, los bancos centrales se comprometieron también a seguir monitorizando de cerca la evolución de la inflación y a actuar "cuando sea necesario" para cumplir con sus mandatos, entre los que se incluye la estabilidad de los precios.

En el comunicado suscrito tras la reunión celebrada esta tarde, los ministros de las principales economías del mundo se sumaron al acuerdo alcanzado el pasado 8 de octubre en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para establecer un impuesto mínimo de sociedades del 15 % y repartir parte de los beneficios en los países donde se generen.

Subrayaron que dicho acuerdo establece un sistema fiscal internacional "más estable y justo" y se mostraron de acuerdo en la necesidad de poner en marcha cuanto antes las normas y los instrumentos multilaterales que permitan que este compromiso sea efectivo a partir de 2023, como ya se subrayó también en la reunión de la OCDE.

Además apuntaron su "determinación" en trabajar para que la pandemia esté "bajo control" en todo el mundo "tan pronto como sea posible" y recordaron el compromiso de los responsables de Sanidad del G20 para ayudar a las economías en desarrollo y los países con menores rentas para que tengan acceso a las vacunas y tratamientos contra la covid-19.

La secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, recalcó la adhesión de este país con lo acordado por los ministros del G20 y señaló en un comunicado que el Gobierno de Joe Biden trabajará "constructivamente" con el Congreso para tratar de incluir los "revolucionarios" compromisos fiscales internacionales en su paquete de gasto social.

Por su parte, el comisario de Economía de la UE, Paolo Gentiloni, subrayó en otra nota que, mientras emergen de la "sombra" de la pandemia, los países del G20 tienen una "oportunidad única" de reconstruir sus economías sobre "nuevos cimientos" para que no se produzca sólo una recuperación sino "una nueva era de crecimiento sostenido y sostenible".