EFEKabul

Las fuerzas de seguridad afganas recuperaron hoy el control total de la norteña ciudad de Kunduz con apoyo aéreo de Estados Unidos, pero perdieron dos distritos en la provincia nororiental de Badakhshan a manos de los talibanes, informaron a Efe fuentes oficiales.

El portavoz de la Policía de Kunduz, Sayed Sarwar Hussaini, afirmó que toda la ciudad está bajo control gubernamental y que han expulsado a los insurgentes, que han sufrido grandes bajas.

"Desde el comienzo de la operación, unos 300 talibanes han muerto", dijo Hussaini, que indicó que esta tarde han tomado la estratégica colina de Bala-Hesar.

El portavoz talibán Zabihullah Mujahid afirmó en un comunicado que los insurgentes continúan controlando Kunduz.

Mientras las fuerzas de seguridad recuperaban Kunduz, los talibanes se hicieron anoche con el control de los distritos de Wardooj y Baharak, en la provincia de Badakhshan.

"Un gran número de insurgentes atacaron el distrito de Wardooj por tres puntos diferentes y por la tarde nos retiramos para evitar más bajas", dijo a Efe el portavoz del gobernador de Badakhshan, Naweed Farotan.

Indicó que murieron 10 talibanes en el ataque y que cuatro soldados resultaron heridos.

Una fuente que prefirió mantener el anonimato explicó a Efe que el distrito de Baharak también cayó en manos insurgentes.

Mujahid afirmó en dos comunicados que habían tomado los dos distritos.

La toma de Kunduz el lunes fue la conquista militar más importante de los talibanes desde que en 2001 fueron sacados del poder tras la invasión estadounidense, y se produjo un día antes de que el presidente Ashraf Gani cumpliera un año en el poder.