EFEBuenos Aires

El ministro argentino del Interior, Rogelio Frigerio, pronosticó hoy que el frente oficialista Cambiemos va a "ganar" en el país y que "la segunda fuerza va a estar lejos" en las elecciones legislativas de octubre, ya que, entendió, la sociedad está convencida de que el Gobierno va en "el buen rumbo".

Dos días después del inicio de la campaña para las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 13 de agosto, que seleccionan a los candidatos definitivos para las legislativas, Frigerio se mostró convencido de que el bloque del presidente argentino, Mauricio Macri, tendrá éxito en los comicios.

"La mayoría de la gente está convencida de que vamos por el buen rumbo", aseguró en una entrevista al diario local El Tribuno, en la que repasó los que, a su juicio, fueron los hitos más importantes de los primeros 18 meses de gestión de su Gobierno y los retos pendientes.

Frigerio valoró la eliminación de "las retenciones a la producción", la aprobación de la ley para las pymes y la recuperación del "financiamiento internacional", al tiempo que recalcó que el Gobierno está conteniendo la inflación y que el crédito hipotecario se recupera poco a poco.

No obstante, precisó la necesidad de "mejorar la competitividad" para generar puestos de trabajo, por que, afirmó, "ese es el único camino para avanzar hacia el objetivo de superar la pobreza".

Sobre la contienda electoral, Frigerio aseguró que Cambiemos parte con ventaja porque "es el único espacio con representación en todo el país", y vaticinó una victoria tanto nacional como en la provincia de Buenos Aires, principal distrito electoral del país, con 12,3 millones de electores.

El titular de Interior consideró además que estas elecciones no son un examen para el Gobierno, sino que ponen en juego "la posibilidad de sostener este proceso de transformación y no retroceder al pasado", al tiempo que denostó al kirchnerismo, su principal rival político.

En este sentido, instó a los argentinos a no volver al "populismo" y al "clientelismo" de los gobiernos anteriores -los de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015)- y a confirmar el rumbo tomado desde el cambio de Ejecutivo, en diciembre de 2015.

Precisamente, Fernández se presenta como la principal rival del oficialismo en la provincia de Buenos Aires, quien oficializó su precandidatura al Senado y se definió el pasado viernes en el lanzamiento de la campaña como el voto "más contundente" contra Macri.