EFESantiago de Chile

El Gobierno de Chile anunció hoy la destitución del jefe de Orden y Seguridad de Carabineros, el general Christian Franzani, en el marco de las contradicciones y mentiras en que han incurrido miembros de la institución respecto del homicidio del comunero mapuche Camilo Catrillanca.

La decisión fue comunicada al oficial por el general director de Carabineros (Policía militarizada), Hermes Soto, conforme a instrucciones del Gobierno y comunicada de inmediato al ministro del Interior, Andrés Chadwick.

"Durante esta mañana se aceptó la renuncia del director nacional de Orden y Seguridad, general inspector Christian Franzani Cifuentes", informó la institución en un comunicado.

Agregó que en su lugar subrogará el cargo el general inspector José Rivera Aedo, quien se desempeñaba hasta ahora como jefe de Zona Metropolitana.

Antes de llegar a la jefatura de orden y seguridad, Franzani fue durante tres años el jefe regional de Carabineros en La Araucanía y el pasado 14 de noviembre, cuando el comunero fue asesinado de un disparo en la nuca, fue enviado a la zona por el general director, Hermes Soto, a constatar lo ocurrido.

Franzani viajó acompañado de un equipo de abogados, antes de que se difundieran las primeras versiones del incidente, que salieron unas horas después a la luz pública y que resultaron ser falsas y de las que en primera instancia el Gobierno se hizo eco.

En ellas, se acusaba a Catrillanca de haber participado en un asalto para robar tres automóviles, que era un delincuente con antecedentes y que su muerte se produjo en medio de un tiroteo entre la Policía y los presuntos ladrones de los vehículos, entre otras afirmaciones.

Las pericias e investigaciones ordenadas por la Fiscalía han desacreditado por completo las afirmaciones, que con el correr de los días han sido modificadas por los involucrados.

Franzani se convirtió en el octavo miembro de Carabineros que debe abandonar la institución a causa de este caso, incluidos dos generales, un coronel y cinco sargentos, suboficiales o cabos.

Estos últimos son los cuatro policías que participaron directamente en el operativo, entre ellos el autor del disparo mortal, Carlos Alarcón, y Víctor Ávila, quien grabó el incidente y después destruyó la memoria de la cámara, aunque ahora, a través de su abogado, lo niega.

Alarcón, en tanto, difundió un video grabado mientras estaba en prisión preventiva, en el que aseguró que tras el incidente, les habían ordenado mentir sobre el mismo. Un cabo que fue el autor de la grabación fue también expulsado de la Policía.

Todas estas situaciones, según fuentes vinculadas al caso, habían puesto al general Franzani en la mira del Gobierno.