EFEMiami

El régimen cubano fue "sorprendido" por las manifestaciones espontáneas del pasado 11 de julio, a las que respondió con "brutalidad", por lo que "es probable que para el 15 de noviembre esté más preparado", afirmó este viernes en Miami José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch (HRW).

El directivo de HRW advirtió de que en Cuba todavía hay alrededor de 500 personas en los calabozos sin ser procesadas legalmente.

"La represión en Cuba ha sido sistemática, no ha sido casual y obedece a una política de Estado para frenar de raíz cualquier intento del pueblo de organizar una protesta pacífica", señaló Vivanco al presentar un "exhaustivo" informe sobre detenciones y abusos policiales tras las protestas del 11 de julio.

El informe, presentado en una rueda de prensa en la universidad Miami Dade College, se basa en la documentación de al menos 130 casos de detenciones arbitrarias, maltratos y juicios falsos.

Fue hecho público al cumplirse 100 días de las protestas masivas en la isla del pasado 11 de julio y a menos de un mes de una marcha pacífica convocada en La Habana por la plataforma en internet Archipiélago, que ha sido desaprobada por el Gobierno al considerarla "ilegal".

El pasado 11 de julio miles de personas salieron a las calles de forma espontánea en las mayores protestas antigubernamentales en seis décadas en Cuba, que se saldaron con centenares de detenidos (más de un millar, según activistas) y condenas de cárcel.

Vivanco declaró a Efe que el objetivo de este informe fue "visualizar y registrar lo que nadie está haciendo".

Se centró, dijo, en "documentar qué pasó con las manifestaciones pacíficas y cómo reaccionó el régimen".

"Nosotros no podemos entrar en Cuba, todas las investigaciones las pudimos hacer gracias a que tuvimos acceso a resoluciones judiciales y a testimonios de personas", detalló.

En la rueda de prensa se destacó el aporte para esta investigación de organizaciones cubanas independientes como el diario digital Cubanet y el centro jurídico Cubalex.

"LA MAQUINARIA REPRESIVA DE CUBA"

"Hemos hecho muchos informes sobre Cuba desde finales de los 80, tenemos un libro que se llama 'La maquinaria represiva de Cuba' (1999), que recomiendo leer, pero ahora el régimen cubano no nos permite entrar", señaló Vivanco a Efe y recordó que él mismo estuvo hace años en Cuba "negociando con Fidel Castro la liberación de presos políticos".

"Llevamos más de 35 años trabajando en los derechos humanos y Cuba ha sido una de nuestras prioridades", destacó.

Entre los patrones de represión que utilizó el régimen cubano para sofocar las manifestaciones de julio y recogidos en el informe Vivanco enumeró "interrogatorios abusivos constantes", vejaciones de carácter "sexual", "humillaciones y privación del sueño".

Mencionó el caso de una activista llamada María Cristina a la que los agentes le obligaban a gritar "¡viva Fidel!".

También afirmó que "hay menores detenidos", al referirse a un joven de 17 años que no identificó y que fue "obligado a desnudarse delante de los guardias y hacer sentadillas".

Vivanco se refirió también al activista y artista Luis Manuel Otero Alcántara como una "preocupación especial" de HRW, ya que continúa detenido "por desacato", como también sigue preso José Daniel Ferrer, líder de la organización Unión Patriótica de Cuba (Unpacu).

"Su causa penal es un completo fraude", remarcó sobre Ferrer.

En general, abogó por el derecho universal a la protesta pública, y detalló que hubo incluso simples transeúntes que fueron detenidos. "Los procesaron como si pertenecieran a una organización criminal, solo por protestar", enfatizó Vivanco.

"Hacemos responsables a jueces y fiscales" que "son burócratas sometidos al poder Ejecutivo", añadió.

EL RÉGIMEN CUBANO NO ESTÁ AISLADO

Sobre la posición de los Gobiernos de países democráticos puso énfasis en el actual ejecutivo mexicano.

"Países donde hay prensa libre y democracia, con Gobiernos como el caso de (el presidente Andrés Manuel) López Obrador tuvieron una posición lamentable", señaló.

"Es lamentable, triste, escandaloso que (López Obrador) haya recibido a (el presidente cubano Miguel) Díaz-Canel. Merece una condena", afirmó.

"Quisiéramos que la comunidad internacional presione al régimen cubano, pero eso no ocurre. El régimen cubano no está aislado, es irracional que no se haya logrado (aislarlo) en 60 años", comentó Vivanco.

Desde su punto de vista, una posible solución para un cambio en Cuba es "construir una política multilateral" y que "el mundo entero condene el embargo" comercial de EE.UU. hacia la isla.

"Lo mejor que puede hacer (el presidente estadounidense, Joe) Biden es desmantelar gradualmente el embargo hacia Cuba", acotó.

"Llevo casi 30 años abogando por las libertades en Cuba y cada vez que converso con jefes de Estado, tanto de izquierda como de derecha, lo primero que mencionan es el embargo", expuso, y añadió: "Mientras eso exista, la discusión y el debate va a ser sobre las sanciones de Estados Unidos a Cuba, no sobre el estado de los derechos humanos".

En referencia a Estados Unidos, dijo: "Aquí la clave no la tiene el Ejecutivo, la tiene el Congreso, que es el que controla la política hacia Cuba".

"Hace falta una discusión empírica en el Congreso (estadounidense). No es fácil salir de una dictadura tan consolidada en el poder. Veremos si para el 15 de noviembre la gente va a poder ejercer su derecho universal o si se va a imponer el miedo", alertó Vivanco.