EFEWashington

El jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., general Mark Milley, defendió este viernes sus llamadas con su homólogo chino, general Li Zuocheng, a espaldas del expresidente Donald Trump (2017-2021), al considerar que estaban dentro de sus "obligaciones y responsabilidades".

Milley se pronunció por primera vez sobre este tema en declaraciones a un periodista del diario The Wall Street Journal y otro de la agencia AP a bordo del avión que lo ha llevado a Atenas para participar en una reunión de los ministros de Defensa de la OTAN.

"Esas son llamadas rutinarias para hablar de temas del día, para apaciguar a los aliados y los adversarios en este caso, y para garantizar la estabilidad estratégica", dijo el general de mayor rango de EE.UU., según The Wall Street Journal.

De esta manera, Milley reaccionó al nuevo libro de los periodistas Bob Woodward y Robert Costa, "Peril" (Peligro), donde se revela que mantuvo dos llamadas con Li en octubre de 2020 y en enero pasado para tranquilizar a Pekín y transmitir que EE.UU. no iba a lanzar ningún ataque contra China.

En el libro, que saldrá a la venta el próximo 21 de septiembre y adelantado en extractos esta semana por The Washington Post y la cadena CNN, se cuenta que Milley organizó una reunión secreta de los altos mandos militares después del asalto al Capitolio en enero pasado para maniobrar por si Trump intentaba lanzar un ataque nuclear por su cuenta.

El general indicó este viernes que ofrecerá detalles sobre estas revelaciones ante el Congreso, donde tiene previsto comparecer ante el Senado el próximo 28 de septiembre.

El miércoles, el presidente estadounidense, Joe Biden, apoyó a Milley y remarcó que tiene "una gran confianza" en él.

Por su parte, Trump arremetió ese mismo día contra el general y pidió que sea juzgado por "traición", si la historia es cierta en lo que respecta a sus contactos con su homólogo chino, "a espalda del presidente" y comunicando a Pekín que les avisaría antes si había un ataque.

En una entrevista el martes por la noche al medio de derechas NewsMax, el exmandatario negó que en ningún momento pensara atacar China.