EFECaracas

El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, dejó conocer este miércoles que recopila recientes denuncias sobre supuestos abusos a los derechos humanos cometidos por el Gobierno de Nicolás Maduro, con las que buscará ampliar el expediente contra el mandatario iniciado a finales del año pasado.

La comisión de política interior de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) se reunió esta jornada con víctimas "directas e indirectas" de las últimas protestas antigubernamentales y adelantó que prepara un informe que elevará ante organismos internacionales que defienden los derechos humanos.

La jefa de esta comisión, Dennis Fernández, dijo a periodistas tras el encuentro que estas denuncias van a contribuir a ensanchar "el expediente que se ha elaborado" contra el Gobierno de Maduro, al que tachó como "genocida (y) violador de los derechos humanos".

El informe al que hizo referencia reposa en la oficina de la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI), donde se adelanta un "examen preliminar" por presuntos crímenes de lesa humanidad durante la Administración de Maduro, que gobierna desde 2013.

Las denuncias surgen luego de la actuación de las fuerzas de seguridad del Estado durante la contención de las protestas ocurridas entre el 20 y el 24 de enero pasado, en las que murieron más de 40 personas y cerca de otras 1.000 sufrieron malos tratos durante sus detenciones.

Con todo, estos números son "generales" y el informe no será presentado aún, si bien Fernández señaló que la comisión lo tendrá listo antes del próximo lunes.

Fernández también dijo que muchas de las víctimas permanecen aún detenidas, y que conocer los relatos de las víctimas de la "alta represión" durante las manifestaciones es "conmovedor".

En ese sentido, aseguró que la comisión escuchó este miércoles la historia de un joven con discapacidad que perdió un ojo durante las protestas, y otras de madres que denunciaron abusos policiales contra sus hijos menores de edad, algunos incluso con padecimientos como cáncer, que fueron "desnudados" y privados de alimentación al ser encarcelados.

"Que sepa toda esa gente, ese pueblo que ha salido a la calle a defender su derecho, a alzar su voz como constitucionalmente nos es permitido, que hay una representación, hay una justicia, no habrá impunidad", añadió.

Estas acciones surgen en medio de la tensión política que se elevó en Venezuela cuando hace dos semanas el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, desafió a Maduro y dijo asumir las competencias del Ejecutivo, un acto que rechaza el líder chavista.

Maduro ganó con amplitud los comicios de mayo pasado, a los que no se presentó el grueso de la oposición por considerarlos fraudulentos y estar inhabilitados sus principales partidos y dirigentes.

Por tal razón, la oposición estima que Maduro "usurpa" la Presidencia y que el Ejecutivo recae en Guaidó hasta que sean convocadas elecciones libres, según la interpretación que hacen de varios artículos de la Constitución.

Esta misma jornada Guaidó, que adelanta una hoja de ruta para desalojar a Maduro del poder, aseveró que el proceso de cambio político que vive Venezuela es "irreversible", y reiteró que en los próximos días la oposición celebrará nuevas acciones de calle.

"Por ahí ayer salieron algunos a decir 'esto se está enfriando', '¿y ahora qué?', pues ahora seguimos en la calle, nos seguimos reuniendo con todos los sectores, confluyendo las capacidades", dijo Guaidó en un encuentro con productores agropecuarios en Caracas.

El diputado aseguró que "entiende la ansiedad" de los venezolanos y la hace propia porque "siente" el sufrimiento "de quien no tiene como alimentar a su hijo" y porque también ha querido vivir siempre "en democracia".

"Pero este proceso que hemos emprendido es irreversible pueblo de Venezuela (...) y sigue adelante", dijo al recordar que el próximo martes hay una nueva convocatoria a protestar contra el "cese de la usurpación" que asegura hace Nicolás Maduro a la Presidencia.

En este encuentro con productores agropecuarios en la Universidad Católica Andrés Bello, Guaidó también pidió a los presentes estar preparados para reactivar el aparato productivo, garantizar los alimentos al país y cesar así las "importaciones innecesarias" el "desempleo" y en consecuencia "la miseria".