EFEBuenos Aires

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, se mostró este miércoles a favor de la cooperación internacional y consideró que el desarrollo de un país no puede medirse solo por su producto interno bruto (PIB), sino con un "enfoque más amplio" que considere las brechas estructurales.

Durante su intervención en la primera jornada de la segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur, que se celebra en Buenos Aires, el mandatario paraguayo aseveró que los procesos de integración son "irreversibles" y el camino para la consolidación de un mundo "más equitativo".

"Consideramos que la cooperación internacional es el mejor instrumento para construir alianzas estratégicas. En Paraguay es un componente central de la política exterior", señaló ante el aforo congregado en el Centro de Exposiciones y Convenciones (CEC) de la capital argentina, compuesto por autoridades de 193 países.

Para Benítez, la actual realidad global "más que nunca" exige recurrir a la "coordinación, concertación y cooperación" internacional para encarar los grandes desafíos que enfrenta la humanidad y que los líderes están "llamados a resolver".

Entre ellos la paz y seguridad, la erradicación de la pobreza y el hambre, la salud, la vigencia de los derechos humanos, los retos contra el cambio climático o la educación para el desarrollo.

En este sentido, Abdo Benítez destacó que cada país tiene "retos específicos" en su camino al desarrollo e hizo especial mención a los países en desarrollo sin litoral marítimo, como es el caso de Paraguay, cuya geografía reconoció le impone "particulares desafíos".

"Estos desafíos confirman la teoría de que el desarrollo de un país no puede medirse, como lo vengo sosteniendo, simplemente por su PIB, sino que debe ser contemplado con un enfoque más amplio que considere las brechas estructurales", subrayó.

Abdo Benítez destacó que su país ha pasado de ser solamente receptor de cooperación a ofrecerla, y recordó algunos de los programas que desarrolla en el ámbito internacional, de competitividad, en el ámbito agropecuario, de energía o turismo rural.

En concreto, hizo hincapié en el sistema de monitoreo de recomendaciones en materia de derechos humanos desarrollado por su país.

La cita de Buenos Aires se da 40 años después de una reunión internacional que tuvo lugar en la misma ciudad y en la que los países en desarrollo definieron un conjunto de estrategias y recomendaciones para llevar adelante los temas de cooperación técnica.

"Qué mejor ocasión que esta, la conmemoración de los 40 años del Plan de Buenos Aires, para plantearnos el crecimiento, la multiplicación y el impacto de esta modalidad de cooperación", enfatizó.

Para concluir, el mandatario de Paraguay expresó su "deseo" de que "pasado un breve tiempo" se dé una "tercera conferencia" para evaluar los resultados.