EFEQuito

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, será vinculado en el proceso por corrupción contra la constructora brasileña Odebrecht, luego de que el oficialismo y la oposición en el Parlamento aceptaran por unanimidad un pedido de la Corte Nacional de Justicia para su desafuero.

Los 128 legisladores presentes en la sesión del pleno de la Asamblea Nacional (Legislativo) votaron a favor de una moción del propio presidente del Parlamento, el oficialista José Serrano, quien también acogió una solicitud de Glas para que se permita su vinculación en el proceso.

Glas está seguro de que logrará demostrar su inocencia y que las acusaciones de corrupción en su contra forman parte de un "linchamiento" político de la oposición, resonado por las grandes cadenas de información del país.

"Confío en la Justicia y sé que prevalecerá el Estado de Derecho y no el de opinión. La verdad se impondrá al odio y el revanchismo", escribió Glas en su cuenta de Twitter.

Serrano coincidió en que Glas demostrará su inocencia y pidió a los fiscales y jueces que siguen el caso aplicar todas las medidas para que el proceso se agilice y la verdad se esclarezca "a la brevedad posible".

"Confiamos en la inocencia de las personas, en este caso del vicepresidente, mientras no se demuestre ninguna prueba que determine algún tipo de responsabilidad específica", sostuvo el jefe del Legislativo.

Serrano destacó la actitud de su movimiento político, Alianza País (AP, izquierdas), para avalar la petición de la Corte Nacional, en un ejercicio, según dijo, de transparencia y compromiso con el país y la justicia.

Y pese a que la oposición apoyó con su voto la moción de Serrano, este sector reclamó a los oficialistas por impedir que en la sesión del pleno se les permitiera debatir.

"No teníamos que interpelar al vicepresidente", replicó Serrano tras subrayar que "el país requería de esta autorización" y que ahora se debe permitir que "la Justicia haga su trabajo".

La Corte Nacional de Justicia, en virtud del fuero del que goza Glas, presentó al Parlamento una petición para que autorizara la vinculación a un proceso penal del vicepresidente, por su supuesta implicación en el caso Odebrecht.

Glas -que ocupó el mismo cargo entre 2012 y 2017 en el Gobierno de Rafael Correa- fue reelegido vicepresidente el pasado 2 de abril, cuando venció en la fórmula electoral de Lenín Moreno.

Sin embargo, el vicepresidente ecuatoriano ha sido foco de duras críticas de la oposición por haber tenido a su cargo la coordinación de los llamados sectores estratégicos (petróleo e hidroeléctricas, entre otros), donde se investigan casos de corrupción.

Hasta ahora, Glas había sorteado el vendaval de acusaciones, pero su situación se deterioró luego de que surgiera un conflicto entre él y el presidente Moreno, que le retiró todas las funciones que le había asignado.

El juez Miguel Jurado Fabara, de la Corte Nacional de Justicia, presentó el pasado miércoles al Parlamento un pedido de desafuero para que la Fiscalía General pueda avanzar sobre una "audiencia de vinculación" del vicepresidente por asociación ilícita en una de las tramas locales del caso Odebrecht.

En diciembre pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos informó de que la constructora brasileña Odebrecht había supuestamente pagado unos 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África, incluido Ecuador.

El informe del Departamento de Justicia indicó que en Ecuador, entre 2007 y 2016, la constructora presuntamente pagó sobornos por valor de más de 35,5 millones de dólares a "funcionarios del Gobierno", lo que supuestamente le generó unos beneficios de más de 116 millones de dólares.