EFEBuenos Aires

La presidenta de la Asamblea General de la ONU, María Fernanda Espinosa, pidió este miércoles fomentar un "fuerte liderazgo" para luchar contra las fuerzas "aislacionistas" y el "nacionalismo extremo" que están resurgiendo en el mundo, al abrir la reunión de Naciones Unidas sobre cooperación en Buenos Aires.

"Estamos presenciando una oleada de cuestionamientos al sistema multilateral, así como a las normas e instituciones que con tanto esfuerzo hemos construido", dijo la ecuatoriana ante autoridades de 193 países miembros de la ONU, y agregó que la mejor manera para "responder" es con "más eficiencia, impacto y acción colectiva" y "más que nunca un fuerte liderazgo".

La II Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur es la reunión multilateral de cooperación más destacada del mundo emergente, en la que se debate sobre el intercambio de experiencias con el objetivo de fortalecer las capacidades de los Estados en la materia.

Para Espinosa, en las últimas décadas, este modelo de cooperación ha sido capaz de "superar modelos asistencialistas y verticales" y supone una importante herramienta para lograr "cambios positivos" en los países del sur, con esfuerzos para erradicar la pobreza en todas sus formas.

Esos esfuerzos han logrado, según expresó, resultados "extraordinarios" en la generación de empleo y el fortalecimiento en las instituciones o mejoras en salud, educación, cultura, infraestructura y la transferencia de tecnología y capacidades de respuesta ante catástrofes internacionales.

El desafío es ahora potenciar estos ejemplos y adaptarlos al "nuevo paradigma de desarrollo sostenible", ya que para los países de renta media la cooperación Sur-Sur "debe contribuir a reducir desigualdades y aportar al financiamiento y la inversión", y se hace necesario contar con más recursos técnicos y financieros.

"Y en todas nuestras iniciativas debemos incluir el enfoque de género. Alcanzar la igualdad de genero y empoderamiento de las mujeres es una necesidad y obligación", remarcó Espinosa, para quien la cooperación Sur-Sur "no reemplaza a la Norte-Sur", sino que "la complementa y enriquece".

"La ayuda oficial al desarrollo sigue siendo crítica y es imperioso que sea cumplida. La Cooperación Sur-Sur es la columna vertebral de la integración regional, acerca a los pueblos y facilita los procesos de concertación política, que nos hace más fuertes", agregó.

"Las fuerzas aislacionistas y el nacionalismo extremo están resurgiendo en varios rincones del planeta", lamentó la presidenta de la Asamblea General, ante autoridades como el secretario general de la ONU, Antônio Guterres y el presidente argentino, Mauricio Macri.

A la cita de Naciones Unidas en Buenos Aires, que se celebra 40 años después de que la misma ciudad acogiera una reunión sobre la cooperación que se considera clave, acuden Jefes de Estado, cancilleres y portavoces de organizaciones internacionales y otros especialistas.