EFEMéxico

El exgobernador del estado mexicano de Tabasco Andrés Granier, condenado a 11 años de prisión por corrupción, abandonó hoy la cárcel de Ciudad de México en la que estaba recluido y fue trasladado para cumplir prisión domiciliaria en su casa de la capital.

Alrededor de las 12.50 hora local (18.50 GMT), Granier salió del Reclusorio Varonil Preventivo Oriente en una furgoneta de la Policía Federal con destino a su domicilio en la alcaldía de Coyoacán, ubicada en el sur de Ciudad de México.

Miguel Romero, abogado de quien fue gobernador del suroriental estado de Tabasco entre 2007 y 2012, explicó a Efe que Granier se encuentra "bien" y que estuvo esperando desde la madrugada a que la Policía Federal acudiera al penal para su traslado.

Un juez de Tabasco concedió el martes prisión domiciliaria a Granier, de 70 años, debido a su avanzada edad, y solo podrá salir su domicilio cuando requiera de atención médica.

En marzo del año pasado, Granier fue condenado a 10 años, 10 meses y 15 días de prisión por el delito de peculado durante su gestión como gobernador de Tabasco con el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

También le impuso la reparación del daño al erario público de Tabasco por poco más de 196 millones de pesos (10,4 millones de dólares), así como la suspensión de sus derechos políticos en tanto permanezca privado de su libertad.

Granier cumplió prisión preventiva en el Reclusorio Oriente durante el proceso judicial, que comenzó en 2013, y durante el cual ha alegado problemas de salud.

Paralelamente, un juez dio libertad preventiva hoy al exsecretario de Finanzas de Tabasco José Sáiz Pineda, acusado de corrupción, al desestimar las acusaciones de desvío de dinero e imponerle una multa de 150.000 pesos (unos 7.900 dólares).

Sáiz Pineda formó parte del equipo de gobierno de Granier en Tabasco, y juntos fueron acusados y enviados a prisión por desfalco al estado en el año 2013.