EFEBogotá

El exjefe del equipo negociador del Gobierno con las FARC, Humberto de la Calle, manifestó este sábado que es "inaceptable" la crítica que hizo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al respaldo del Gobierno de Barack Obama al proceso impulsado por el exmandatario Juan Manuel Santos.

"Los colombianos no podemos soportar indignidades y esto surge a raíz de expresiones que recibimos con indignación por parte de un candidato a la presidencia de Estados Unidos, urgido de votos, quien luego de que su anterior gobierno acompañó en profundidad el proceso, ahora lo descalifica y descalifica a sus protagonistas", dijo.

De la Calle, que participa en la primera Conferencia Internacional del Acuerdo de Paz en Colombia, señaló que lo dicho por Trump es "inaceptable".

"Discutamos en casa, incluso discutamos duro, pero por dignidad nacional no podemos acolitar este tipo de interferencias. La pregunta es vibrante: ¿los colombianos vamos a soportar la indignidad de que candidatos extranjeros nos dicten la partitura de la paz y de la guerra?", aseveró el también exvicepresidente.

El mandatario estadounidense señaló el viernes durante un acto de campaña en JacksonVille (Florida) que la administración de Obama y de su vicepresidente Joe Biden, hoy candidato demócrata a la Presidencia, se rindió a los "narcoterroristas de Colombia".

"La anterior administración también negoció el terrible acuerdo de Obama-Biden-Santos acuerdo con los carteles de las droga. Se rindieron a los narcoterroristas y provocaron que la producción de droga incrementara", expresó Trump.

ANÁLISIS SOBRE EL ACUERDO DE PAZ

En la conferencia, que se celebra cuatro años después de que el Gobierno y las FARC firmaran un primer acuerdo que fue rechazado en un plebiscito por los colombianos en octubre y que obligó a hacer cambios a lo pactado que derivaron en la rubrica de un nuevo pacto en noviembre, De la Calle también manifestó que lo acordado está en proceso de "solidifación".

"La paz firme tiene muchos ingredientes. No se limita al silencio de los fusiles. Es una tarea multifacética. A los desafíos de estos cuatro años, se suma ahora nuevos retos. Viejas dolencias, como la persistencia de las masacres que habían desaparecido prácticamente, ahora se convierten en urgencias de cada minuto", expresó.

En ese sentido señaló que el reto de Colombia ahora es "es una agenda" para "perfeccionar lo logrado, para impulsar lo que se ha quedado en el congelador y para comprender incluso las diferencias".

"La ceguera no es buena guía. Tampoco la miopía selectiva. Reconocer los obstáculos es el primer paso para superarlos. Si hemos exagerado, es el momento de serenar nuestras mentes. También los opositores deben pensar si su disconformidad es legítima, o si simplemente obedece a un espíritu enconchado, temeroso del cambio", aseveró.

El presidente del partido FARC, Rodrigo Londoño, conocido como "Timochenko" y último jefe de la guerrilla, manifestó que ese grupo firmó el acuerdo convencido "de que entre todos y todas los colombianos podemos construir una nación que excluya la violencia de la política e incluya en la democracia y el progreso a millones de compatriotas víctimas de la persecución y el olvido".

Londoño destacó que la paz de Colombia cuenta con "enemigos de grueso calibre, que se encargarían de hacer todo cuanto estuviera al alcance para sabotearla", algo que ha confirmado en estos cuatro años, pero considera que el país "posee unas inagotables reservas democráticas".

"Defendamos la paz, el movimiento que convoca esta conferencia es el más cercano testimonio de cómo Colombia da un rotundo no a la guerra", expresó el presidente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

RESPUESTA DEL GOBIERNO

Durante la conferencia, el alto consejero presidencial para la Estabilización, Emilio Archila, aseguró que en los dos años del Gobierno del presidente Iván Duque se han "entregado una enorme cantidad de logros que están compilados en 350 páginas de avances y resultados, que transforman vidas y fortalecen comunidades".

"Somos conscientes de la importancia del diálogo en un proceso de paz y en la subsiguiente implementación del mismo. Por eso, en cuanto a los espacios de participación y diálogo, los mantuvimos todos, hemos estado activos en sus roles y los financiamos", expresó.

Igualmente dijo que Colombia cuenta con una "oportunidad única", pues la implementación del acuerdo es el resultado "de la de la visión de este gobierno sobre cómo superar tantos retos que Colombia debió haber abocado hace décadas".