EFESan Francisco (EE.UU.)

El aumento de la publicidad en internet a causa de la pandemia de covid-19 ha disparado los beneficios de Facebook, que este jueves presentó unas ganancias de 17.927 millones de dólares entre enero y septiembre, un 61 % más que los 11.136 del año pasado.

La empresa que dirige Mark Zuckerberg facturó en los primeros nueve meses de su ejercicio fiscal 2020 57.893 millones de dólares, en su gran mayoría provenientes del negocio de publicidad en la red social e Instagram (de su propiedad), que es la principal fuente de ingresos de la compañía.

Por su parte, los accionistas de Facebook se embolsaron en lo que va de año 6,29 dólares por título, frente a los 3,90 de octubre de 2019.

En sus previsiones de cara a próximos trimestres, desde la empresa admitieron que afrontan 2021 con "una cantidad significativa de incertidumbre", puesto que si a lo largo del próximo año los países logran controlar la pandemia y levantar restricciones, la actual tendencia al alza en el comercio y la publicidad en línea podría verse truncada.

"Dado que el comercio electrónico es nuestra mayor fuente de publicidad, un cambio en esta dirección podría ser para nosotros una dificultad añadida de cara al crecimiento de ingresos en 2021", apuntaron desde la red social.

Además de aumentar los ingresos, la firma de Menlo Park (California, EE.UU.) también ha conseguido rebajar significativamente la partida de costes relativos a "Generales y de administración", que han bajado prácticamente a la mitad con respecto a los de hace un año, algo a lo que contribuyó el cierre de sus oficinas y la transición al trabajo remoto de todos sus empleados.

En este sentido, Facebook no planea que sus empleados regresen físicamente a las oficinas hasta por lo menos julio de 2021, e incluso una vez eso ocurra, la idea de su consejero delegado, Mark Zuckerberg, es ir avanzando hacia el trabajo a distancia para que la mitad de la plantilla trabaje remotamente en diez años.

Al margen de la publicidad, las otras fuentes de ingresos de Facebook (entre las que se encuentran los dispositivos de realidad virtual Oculus) experimentaron una caída interanual de la facturación del 7 %.

Los usuarios activos tanto diarios como mensuales (es decir, que se conectan por lo menos una vez al día o una vez al mes, respectivamente) crecieron en ambos casos un 12 % interanual, situándose los primeros en los 1.820 millones en la actualidad a nivel mundial y los segundos en los 2.740 millones.

Una excepción a este crecimiento es el mercado estadounidense (el de mayores ingresos para la compañía), que en el último trimestre vio como perdía usuarios tanto diarios como mensuales, algo que achacó al levantamiento de restricciones por la pandemia, lo que ha llevado a la gente a pasar menos tiempo en casa y a usar menos las redes sociales.

Por el mismo motivo, la compañía indicó que prevé que esta tendencia continúe en los próximos meses y que cuando presente las próximas cuentas (en enero del año que viene) el número de usuarios haya vuelto a bajar.

"Tuvimos un trimestre fuerte en el que la gente y las empresas siguieron confiando en nuestros servicios para estar conectados y crear oportunidades económicas en unos tiempos duros. Continuaremos haciendo inversiones significativas en nuestros productos y contratando para ofrecer experiencias nuevas y enriquecedoras a nuestra comunidad en todo el mundo", indicó Zuckerberg al presentar las cuentas.

Los buenos resultados de Facebook no convencieron a los inversores en Wall Street, y las acciones de la empresa se dejaban a un tímido 1,01 % hasta los 279 dólares por título en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los parqués neoyorquinos.