EFEBuenos Aires

El peronista Alberto Fernández, candidato a la Presidencia argentina por el opositor Frente de Todos, abogó este martes por terminar con la precarización de la economía, un fenómeno al que denominó como la "uberización" del país.

"Quiero terminar con esta uberización de la economía argentina. Basta de tratarnos como empleados de Uber", dijo el postulante en un acto de campaña en la localidad bonaerense de Malvinas Argentinas.

Fernández criticó al Gobierno del presidente Mauricio Macri, su principal rival en las elecciones del próximo domingo, por haber "dolarizado" las tarifas de los servicios públicos y lo culpó por el cierre de "infinidad" de pymes, la pérdida de puestos de empleo y el aumento de la pobreza.

"Apagan la economía y sólo hacen negocios ellos y sus amigos", aseveró Fernández en su discurso, en el que prometió que, de vencer el domingo, se hará "cargo" de los "problemas" que le deje el actual Gobierno, con una economía en recesión desde hace un año y medio y altísimo nivel de inflación.

El candidato, que lleva como compañera de fórmula a la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015), prometió que pondrá "dinero en el bolsillo" de los que trabajan y de los jubilados para que puedan volver a consumir, poner otra vez en marcha las fábricas y volver a generar trabajo, en momentos en que la tasa de desempleo se ubica en el 10,6 %.

Fernández, favorito en las encuestas para los comicios que determinarán quién ocupará la Casa Rosada desde el próximo 10 de diciembre, afirmó que Macri "no tuvo empacho en suprimir el Ministerio de Trabajo", rebajado a una secretaría en septiembre de 2018.

"Está claro que a él el trabajo no le preocupa. Siempre creyó que el trabajo es un costo. Nunca valoró el aporte del que trabaja en el proceso productivo. Se animó a decir que los que pierden el empleo pueden reconvertirse y transformarse en emprendedores", comentó.

Los emprendedores de los que habla Macri, acotó, son independientes que "se suben a una bicicleta para repartir pizzas".

"Aquellos que hoy sufren y padecen hambre, no teman, que el 10 de diciembre no llegan Alberto y Cristina, llega la solidaridad del pueblo argentino a ponerse de pie y a tenderles la mano, como decía Raúl Alfonsín (presidente argentino entre 1983 y 1989), la ética de la solidaridad, sacar del pozo al que está en el fondo", afirmó.